Cecale pide a las administraciones medidas concretas para proteger a las compañías y los trabajadores

La patronal castellano y leonesa impulsa un manifiesto bajo el lema “Por la supervivencia de nuestras empresas”

Santiago Aparicio, presidente de la patronal Cecale
Santiago Aparicio, presidente de la patronal Cecalemir_icalIcal

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), que preside Santiago Aparicio, impulsa un manifiesto suscrito por otras 490 organizaciones empresariales territoriales y sectoriales, para, bajo el lema “Por la supervivencia de nuestras empresa”, reclamar a las administraciones públicas medidas “decididas y acordes a este nuevo entorno” provocado por la crisis del Covid-19 y así proteger a las 161.407 compañías y más de un millón de ocupados de Castilla y León.

Sin olvidar que la salud de las personas es “lo primero”, los empresarios reivindicaron “el valor real” de las empresas como “parte imprescindible” de la solución a la crisis económica, para lo que urgieron el impulso del Diálogo Social “como instrumento catalizador y unificador de intereses” para la mejora económica y social, al tiempo que reclamaron una serie de actuaciones dirigidas al Gobierno de España y a la Junta de Castilla y León recogidas en el documento.

Igualmente, reconocieron el esfuerzo y apoyo del sector sanitario, público y privado, que se enfrenta a “un desafío de enormes magnitudes con grandes dosis de profesionalidad, solidaridad y humanidad”, y mostraron su gratitud a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado “por la ejemplar labor que están efectuando para mantener el orden en estos momentos tan complejos e inquietantes”.

Además, la patronal agradeció el trabajo que están haciendo las empresas de servicios esenciales para hacer “más fácil” esta situación al resto de ciudadanos, y la “rápida” capacidad de respuesta de todas aquellas que han reestructurado sus procesos productivos para atender la demanda exponencial de equipos de protección oficial (epis).

Por último, Cecale ofreció “los valores, la cualificación y la experiencia” de los empresarios y de sus colaboradores para hacer frente a esta crisis sanitaria que también es económica, con el fin de aportar “esos necesarios focos de luz a este nuevo escenario, al que se ha de ir adaptando la actividad empresarial”.