Música clásica en Segovia en homenaje a las víctimas del coronavirus

El acto estuvo presidido por la alcaldesa de la ciudad, Clara Luquero, y el delegado del Gobierno, Javier Izquierdo

La Plaza Mayor de Segovia ha acogido esta mañana un recital donde ocho músicos segovianos interpretaron el ”Requiem de la Aurora” de María José Cordero y Marifé Santiago, en memoria de las víctimas por coronavirus y a todas aquellas personas que han puesto su granito de arena para paliar los efectos nocivos del virus. Un acto muy emotivo que ha contado con la presencia de la alcaldesa de la ciudad, Clara Luquero, y el delegado del Gobierno en la Comunidad, Javier Izquierdo, entre otras autoridades.

“Hemos vivido una situación durísima, tiempos de sufrimiento que, necesariamente, alumbran otros de esperanza. Es difícil expresar todo esto con palabras, y por eso vamos a hacerlo a través del silencio primero y a continuación de la música”. Con esas emotivas palabras Clara Luquero, concluía su breve introducción al recital patrocinado por el Consistorio y la Fundación Don Juan de Borbón.

Es nuestro homenaje a las víctimas de la COVID-19, nuestra solidaridad y apoyo a las familias que han perdido a alguno de sus seres queridos, nuestro infinito agradecimiento a todos los profesionales que han combatido el virus, empezando por los profesionales de la sanidad y siguiendo por los trabajadores de las residencias de personas mayores, por los trabajadores de los servicios sociales, las fuerzas de seguridad y un larguísimo etcétera. También nuestro reconocimiento a todas las personas, asociaciones, entidades y empresas que han impulsado o participado en diferentes acciones solidarias”, ha señalado Luquero, que ha subrayado el “orgullo” por la ejemplaridad en el comportamiento de los segovianos en estos tiempos de confinamiento.

Tras sus palabras y unos sonoros aplausos arrancó la música. Ataviados con sus respectivas mascarillas, siete músicos segovianos interpretaron las notas: Enrique García Vivanco y Rocío de Álvaro Serrano al violín; Mercedes García Gutiérrez a la viola; Luisa Gutiérrez del Peso, violonchelo; Clara Pertierra Sánchez, al contrabajo; Puerto González, órgano; y Andrés Montalvillo Criado a la percusión. Con ellos, en el centro del escenario, la mezzosoprano también segoviana Cristina del Barrio interpretando la parte vocal.

La pieza, de 12 minutos de duración, cosechó una intensa tanda de aplausos y dejó paso, posteriormente, a la interpretación del “Stabat Mater” de Vivaldi, la obra vocal de carácter sacro más temprana que se conoce del veneciano. Compuesta por encargo para la fiesta patronal de la iglesia de Santa Maria della Pace en Brescia en 1712, recupera las diez primeras estrofas del poema escrito en latín por Jacopone da Todi en el siglo XIII que describe el lamento de María a los pies de su hijo ejecutado.