La alcaldesa de Aranda de Duero pide la implicación de los bodegueros con los temporeros para evitar contagios

Raquel González reclama a los empresarios cumplir medidas muy estrictas y ofrecer alojamientos de calidad

Alcaldesa de Aranda: "este parón ha sido el momento más duro de mi mandato"
La alcaldesa de Aranda de Duero, Raquel González,Paco SantamariaEFE

Tras dos semanas de aislamiento del municipio burgalés de Aranda de Duero su alcaldesa, Raquel González, reclamó la implicación “al máximo” del sector bodeguero ante los temporeros en la próxima vendimia en la comarca de Ribera de Duero al no ser solo una cuestión de salud pública, sino que es algo que les afecta, “muy particularmente”, en su negocio. En este sentido, apostó por “extremar” las medidas para “minimizar” el riesgo de expansión del virus a través de este colectivo.

La situación será muy difícil porque deberán ser los empresarios, los bodegueros, quiénes se comprometan con la calidad del alojamiento de estos trabajadores, que va a tener que seguir unas medidas muy estrictas, porque ya no es sólo que tengan un espacio donde vivir, sino donde estar seguros, porque si están ellos seguros lo estarán también las bodegas y podrán seguir trabajando ya que de otra forma, si uno de ellos se contagia, podría contagiar al resto de compañeros”, advirtió González.

Asimismo, la alcadesa apostó por la prudencia y reclamó no bajar la guardia tras el fin del confinamiento. No en vano, invitó a la población a que afronte esta nueva etapa con “absoluta” responsabilidad para evitar que haya que volver a sufrir esta medida, respetando las tres premisas principales de utilizar la mascarilla en todo momento, restringir los contactos sociales y extremar la higiene de las manos. “Si volvemos a hacer una vida absolutamente normal como hacíamos antes esto volverá, así que hay que cuidarse y mantener las precauciones si no lamentablemente volveremos a esta situación que yo no lo deseo”, concluyó la edil popular.

Por su parte, la Unión de Campesinos de Castilla y León pidió la realización de test masivos entre las personas trabajadoras temporales agrarias antes de empezar a trabajar en las explotaciones, de manera que permita garantizar ausencias de positivos en el inicio. Además, precisó que se cuente con sitios concertados, como hoteles y albergues, por “si existe la necesidad de aislar a algún temporero que de positivo frente a Covid-19, permitiendo de esta manera que el resto de los trabajadores puedan continuar con el desempeño de su actividad agraria, respetando en todo momento unas medidas específicas de prevención y control para evitar nuevos positivos”.

Asimismo se pide que, aunque exista un caso positivo se pueda continuar con la actividad agraria extremando las medidas de seguridad, pero que “no se bloquee la explotación agraria o ganadera al igual que ocurre en otros sectores”.