Salamanca, Zamora y Valladolid, en alerta por incendios forestales desde el lunes

Pese al descenso térmico, la Junta declara este riesgo debido a los vientos intensos que se esperan, el déficit hídrico, la escasez de precipitaciones y el gran desarrollo de la vegetación anual agostada

Las provincias de Salamanca, Zamora y Valladolid estarán a partir del lunes en riesgo de sufrir incendios forestales debido a las inclemencias meteorológicas a pesar del descenso térmico anunciado de hasta casi diez grados en estas zonas.

Así lo acaba de anunciar el Gobierno autonómico, que ha declarado esta situación de alarma en estos tres territorios de la Comunidad para dentro de dos días debido a los vientos intensos y desecantes que se esperan, a lo que habría que sumar el déficit hídrico existente así como la escasez de precipitaciones de los últimos meses.

Además, hay que tener en cuenta el gran desarrollo de la vegetación anual agostada y en pie lo que hace que los incendios, una vez iniciados, se comporten con gran virulencia y su velocidad de propagación sea muy rápida, como se ha comprobado a lo largo del mes de agosto.

También se alerta a las personas, empresas e instituciones que realizan trabajos y actividades al aire libre, dentro y fuera de la zona forestal, para que extremen la precaución en la ejecución de los mismos, por la posibilidad de que originen fuegos que se propaguen con gran velocidad y alcancen las zonas forestales y urbanas.

Medidas preventivas y prohibiciones

  1. 1- No se permite el uso de barbacoas y el uso de los ahumadores en la actividad apícola
  2. 2- Se suspenden las autorizaciones de uso del fuego y de fuegos artificiales.
  3. 3- Se prohíbe el uso de maquinaria que en su funcionamiento habitual despide chispas como sopletes, soldadores, radiales en el monte y franja de 400 metros de terreno rustico que lo circunda.

En cuanto a la utilización de maquinaria tipo cosechadora, segadora o empacadora, se deberá extremar la precaución por la extrema sequedad ambiental, de suelos y vegetación, en concreto se recomienda posponer las labores no urgentes y mantener la máxima precaución. En todo caso, es necesario tener a mano los medios de extinción y el personal suficientes para controlar los posibles incendios que se puedan originar como consecuencia de la labor.

El uso de motosierras está permitido siempre que se cuente con medios de extinción adecuados en el lugar donde se trabaje (mochila, batefuegos o similar) y que sus lugares de mantenimiento, si son en monte, se mantengan limpios de vegetación en un radio de al menos dos metros y con medios de extinción.

Los campamentos juveniles podrán seguir con su funcionamiento habitual, extremando la vigilancia y las medidas preventivas, y teniendo especial prudencia en el uso de generadores, motores y cocinas de campamento.

Asimismo, se solicita a la población que, además de extremar las medidas de prudencia, tenga la máxima precaución en sus actividades al aire libre, primando su seguridad, la de los demás habitantes y sus bienes, y la del monte, y se solicita que avise a través del 112 de la existencia de posibles incendios forestales