Otro golpe al cultivo y tráfico de drogas en Castilla y León

La Guardia Civil detiene a dos personas tras descubrir una plantación de marihuana con 415 plantas ocultas en una huerta de Montes de Oca (Burgos)

Nuevo golpe de la Guardia Civil a la delincuencia relacionada con el cultivo y tráfico de drogas en Castilla y León. Efectivos de la Benemérita han detenido a dos personas, con iniciales N.C. y S.D., ambos de 38 años de edad, a las que pillaron “in fraganti” al entrar a una plantación de marihuana situada en una huerta de un monte de la localidad burgalesa de Montes de Oca, con más de 415 plantas.

Los agentes, en el marco de la Operación ‘STUNT’, fueron detenidos como presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo de marihuana en espacio abierto, en la variedad cannabis sativa.

El Cuerpo obtenía información, gracias a la colaboración ciudadana, sobre la presencia sospechosa de vehículos que transitaban por un municipio burgalés de esta comarca sin vinculación alguna con la población, según informaron hoy fuentes del instituto armado. La Comandancia abría una investigación que permitió localizar oculta en un paraje alejado de la circulación, escondida en pleno monte, guiados por el fuerte y característico olor de esta planta en fase de floración, una importante plantación de marihuana.

El lugar fue sometido a vigilancias discretas hasta que en un amplio dispositivo de cierre fueron sorprendidas ‘in fraganti’ dos personas, cuando accedían al lugar para trabajos de mantenimiento, que fueron detenidas. El cultivo ilegal se levantaba en un paraje recóndito, para el que se habían acondicionado como huerto 300 metros cuadrados, alejado de la vista, la circulación y el tránsito de personas. Desde una pista había que caminar 250 metros por terreno abrupto cubierto de frondosa vegetación; oculta entre zarzales se descubrió una somera senda y había que vadear un arroyo del que se suministraban de agua para abastecer la plantación.

En la plantación, que estaba perfectamente integrada y camuflada con el entorno, se hallaron 415 plantas enraizadas directamente al suelo de gran frondosidad y envergadura, con evidencias de encontrarse tuteladas; la mayoría superaban los 2 metros de altura y algunos ejemplares los 3,5 metros. Su recolección se encontraba próxima; arrojaron un peso en verde de 266 kilogramos y estaban repletas de cogollos, siendo entregadas en el Área de Sanidad de Burgos; también se ha intervenido una bomba de agua y un generador de gasóleo para extracción de agua del arroyo y una sulfatadora.

Además, se han practicado dos registros domiciliarios en una localidad de La Rioja, una vivienda unifamiliar y un piso donde residían los ahora detenidos, bajo mandamiento judicial, con resultado escasamente relevante. La operación fue dirigida por el EDOA de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Burgos; las diligencias instruidas fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción de Briviesca.