Se incautan de otros 1.200 kilos de níscalos en los montes sorianos

Desde que comenzó la campaña, la Guardia Civil de Soria interviene más de 3.500 kilos de setas

Agentes de la Guardia Civil de Soria se incautaron de casi 1.200 kilos de níscalos (lactarius deliciosus) en tres actuaciones diferentes en el marco de la operación “Espora” de vigilancia de la actividad micológica.

La mayor parte de estas setas, 722 kilos de níscalos, se encontraron en cuatro vehículos que fueron interceptadas en la N-122, dentro del término municipal de Langa de Duero. Las personas que viajaban en estos vehículos, 16 identificados en total, no tenían ningún tipo de licencia salvo uno de ellos que presentó una licencia recreativa.

Cuatro de estas personas fueron denunciadas por transportar este producto sin la pertinente documentación acreditativa de la legalidad de esta práctica, de acuerdo con el Decreto Micológico de Castilla y León. Además, los agentes intervinieron estos cuatro vehículos, que quedaron en depósito, utilizados tanto para el transporte de las personas como de los níscalos.

También, en un monte de la localidad de Boos, la Guardia Civil intervino ayer otros 350 kilogramos de níscalos a dos personas que fueron denunciadas. Por último, otras dos personas fueron denunciadas por recolectar setas sin licencia en la localidad de Monteagudo de las Vicarías. En concreto se les intervinieron 70 kilos de níscalos.

Con las actuaciones de ayer y las anteriores de la Guardia Civil en la presente campaña micológica son ya 3.536 kilos de níscalos los que han sido aprehendidos.

El 10 de noviembre, se decomisaron 1.320 kilogramos de níscalos en Langa de Duero y fueron identificadas 30 personas. El 26 de octubre, los agentes se incautaron de 580 kilogramos de níscalos en El Burgo de Osma y fueron identificadas 17 personas. Y el 22 de octubre fueron aprehendidos 140 kilogramos más y se denunció a otras seis personas en Torralba del Burgo.

El subdelegado del Gobierno en Soria, Miguel Latorre valoró muy positivamente la labor que realizan, de forma coordinada, tanto la Guardia Civil como los agentes medioambientales para evitar que “el furtivismo micológico dañe los montes y los esquilme, de tal manera, que menoscabe algo tan apreciado en Soria y reconocido fuera de la provincia como son las setas de Soria”.