El vacile de los “okupas” de La Molinera

Después de que desapareciera misteriosamente la primera pancarta colgada de la antigua harinera de Valladolid en la que llamaban ladrones a los borbones, colocan otra burlándose del Rey Emérito

Segunda pancarta de los "okupas" de la antigua harinera de Valladolid
Segunda pancarta de los "okupas" de la antigua harinera de Valladolid FOTO: La Razón La Razón

Los “okupas” de la antigua fábrica de harinas “La Perla” de Valladolid, que después fue el Hotel de lujo “El Marqués de la Ensenada”, abandonado hace casi tres años por su dueño después de despedir a sus empleados y fugarse con nocturnidad tras haber acabado en bancarrota, están aprovechando esta semana la entrada en prisión del rapero delincuente Pablo Hasel así como las algaradas en las calles de muchas ciudades de España, especialmente Madrid y Barcelona, en defensa de una supuesta libertad de expresión que están acabando con destrozos de entidades bancarias, comercios y saqueos, para vacilar a los vallisoletanos con la Corona como protagonista.

El lunes aparecía colgada una polémica pancarta en la fachada que da a la Avenida de Salamanca, donde se podía leer “Leonor se va de España, como su abuelo y los borbones son unos ladrones, con la imagen de una corona enmarcada en una señal de prohibido, que provocaba la indignación de muchos vallisoletanos, y la denuncia posterior de Vox, ya el martes, exigiendo al Ayuntamiento su retirada por atacar a la Jefatura del Estado y que se procediera a la apertura del correspondiente expediente sancionador a los promotores, en este caso los “okupas” de este supuesto Centro Social y Cultural. Algo a lo que poco después el alcalde Óscar Puente se comprometía a estudiar aunque recordaba que no es del ámbito municipal determinar si esa afirmación sobrepasa el límite de la libertad de expresión o si están amparadas por el citado derecho.

Premera pancarta polémica que desaparecía misteriosamente
Premera pancarta polémica que desaparecía misteriosamente FOTO: La Razón La Razón

Una pancarta que ayer miércoles desaparecía misteriosamente, según los “okupas”, ya que en un principio habían asegurado que había sido retirada por el Ayuntamiento haciéndose eco de una información publicada por la mañana en el diario Tribuna de Valladolid, en la que se afirmaba que el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, había confirmado en rueda de prensa que ya se había retirado la pancarta y restaba importancia al asunto, aunque luego por la tarde el Concejal de Seguridad, Alberto Palomino, en declaraciones a la SER negaba este aspecto.

De hecho, el edil apuntaba que no tenía ninguna información al respecto y daba por hecho que la retirada había sido obra de los propios autores. Además, advertía que no es competencia del Ayuntamiento retirar una pancarta y que debería intervenir un juez.

Y, para más inri, este miércoles pasado aparecía destrozada otra pancarta que estaba colocada antes en la que podía leer “Libertad de expresión y de manifestación”,

Pere hete aquí que la respuesta de los “okupas” de este Bien de Interés Cultural “okupado” el 30 de junio de 2018 sobre los escombros de la fábrica de harinas La Perla y el hotel de lujo El Marqués de la Ensenada, como reza en el perfil de Twitter de La Molinera, decidía colgar una nueva pancarta en el lugar donde estaba la que desaparecía misteriosamente mofándose de nuevo de la Corona y de los vallisoletanos con el Rey Emérito Juan Carlos I como protagonista en esta ocasión.

“Lo sentimos mucho. Nos hemos equivocado. No volverá a ocurrir”, reza en esta nueva pancarta, que hace referencia a las palabras del entonces Jefe del Estado en un gesto sin precedentes del Rey el 18 de abril de 2012 con el que pedía disculpas a los españoles en una breve comparecencia grabada en el hospital USP San José, momentos después de recibir el alta clínica tras permanecer cinco días ingresado por una fractura de cadera que se produjo en un viaje de caza en Botsuana.

Una frase que concluía con puntos suspensivos y que los “okupas”, en plan de sorna y burla a la Monarquía Parlamentaria que impera en nuestro país, continuaban por debajo con un ”pero los borbones siguen siendo unos ladrones”.

De hecho, se vanagloriaban de ello en las redes sociales, mofándose en este caso del Ayuntamiento de Valladolid

Llamamiento al PSOE a repensar sus raíces

Por otra parte, este jueves los integrantes de este centro “okupado”, que sospechan que la retirada de las pancartas fue realizada por grupos de extrema derecha, han emitido un comunicado con el que llaman al PSOE a “repensar” sus raíces republicanas y si están de acuerdo en dar continuidad de la Monarquía”.

Y recuerdan a los socialistas, en general, y al equipo de Gobierno del PSOE en Valladolid las palabras del fundador de la formación, Pablo Iglesias Posse, en las que defendía que “la Monarquía es la injusticia social, privilegios para unos y miseria para el pueblo”, así como que la República representaba “la igualdad, la justicia y la libertad”.

También se dirigieron en este texto a la Subdelegación del Gobierno de España en Valladolid y a “cualquier otra administración que considere que hay hecho delictivo en el ejercicio de la libertad de expresión” para que acudan “a la Justicia” para denunciar la presencia del cartel anti-borbónico en el antiguo hotel del Marqués de la Ensenada.

“Sepan que no estamos aforadas ni gozamos de inviolabilidad jurídica”, apuntan en el comunicado, desde el que consideran que “si desde los tribunales tienen interés en llamarnos a declarar por un posible delito de injurias contra la Corona por afirmar que los borbones son unos ladrones, estaremos dispuestos a defender con toda la convicción del mundo estos mismos posicionamientos intelectuales y políticos”.

“Okupación legítima y alegal”

Por otra parte, cabe recordar que los “residentes” de este inmueble “okupado” decidieron llevar a cabo esta acción para devolver al barrio este lugar que es patrimonio industrial de Valladolid».

Aseguraban entonces que fue un acto «totalmente legítimo» aunque «inicialmente alegal, y que debería ser un juez el que decida si es ilegal o no y si tenemos que marcharnos de allí.

En estos dos años y ocho meses, según reza su web lamolinera.org han llevado a cabo talleres de autodefensa, jornadas feministas, asambleas y actividades culturales y cuestiones reivindicativas de todo tipo, desde el mismo momento en el que se terminó la rehabilitación. Un centro desde el que también pretenden contribuir a la financiación de organizaciones o causas justas, como consideran que es la lucha por la libertad de expresión que encarna el condenado Pablo Hasel, también por agresiones. De hecho, en su web ponen como ejemplo de esta contribución a causas justas el hecho de intentar sacar fondos para engrosar una caja de resistencia para pagar multas a personas represaliadas por su activismo.