Se abre el interior de la hostelería de Valladolid y Salamanca

También sale Ponferrada aunque la ciudad de León entre en el listado a partir de este martes y durante al menos una semana

Interior de un bar en Valladolid
Interior de un bar en ValladolidMiriam ChacónIcal

Buenas noticias para la hostelería de Valladolid y Salamanca, ya que los propietarios de bares y restaurantes podrán abrir el interior de sus locales a partir de este martes debido a la mejora de su situación epidemiológica. No lo harán al completo ya que la Comunidad se mantiene en riesgo alto, pero al menos una parte y con los clientes todos sentados. También los casas de juego y apuestas podrán reabrir sus puertas a su público.

Valladolid y Salamanca salen del listado al igual que la localidad leonesa de Ponferrada, la salmantina de Béjar, la burgalesa de Briviesca y la abulense de Arévalo. Además, municipios de menos de cinc mil habitantes como el vallisoletano de Olmedo y el palentino de Cervera de Pisuerga también podrán abrir el interior de sus bares y restaurantes.

Por el contrario, entra en la lista debido a la tendencia al alza de los casos la ciudad de León, que suma una incidencia acumulada de 159 casos por cada cien mil habitantes a catorce días y subiendo en la última semana, así como las localidad vallisoletanas de Medina del Campo, Íscar y La Cistérniga, la leonesa de Valverde de la Virgen y la salmantina y soriana de Villamayor y Almazán, respectivamente, esta última se mantiene de la semana pasada pese a bajar de los 150 casos pero por precaución ya que la incidencia sigue siendo alta.

La actualización hoy aprobada alcanza 31 términos municipales castellanos y leoneses: Arenas de San Pedro y Las Navas del Marqués (Ávila); Burgos, Alfoz de Quintanadueñas, Medina de Pomar y Miranda de Ebro (Burgos); León, Bembibre, San Andrés del Rabanedo, Valverde de la Virgen y Villablino (León); Aguilar de Campoo y Guardo (Palencia); Ciudad Rodrigo, Santa Marta de Tormes, Villamayor y Villares de la Reina (Salamanca); Segovia, Cantalejo, El Real Sitio de San Ildefonso y Palazuelos de Eresma (Segovia); Soria y Almazán (Soria); y Aldeamayor de San Martín, Íscar, La Cistérniga, Laguna de Duero, Medina del Campo, Peñafiel y Simancas (Valladolid); y Benavente (Zamora).

El Acuerdo por el que se adoptan las medidas ahora aprobadas tendrá vigencia, una vez sea publicado en el BOCyL, a partir de las 00 h de mañana, 4 de mayo e, inicialmente, hasta el 17 del mismo mes inclusive, siendo actualizado cada siete días.

Además, Castilla y León mantiene su actual cierre perimetral y el toque de queda para la limitación de la movilidad ciudadana nocturna, entre las diez de la noche y las seis de la mañana; además, las reuniones personales, tanto en espacios abiertos como cerrados, ya sean de uso público o privado, están limitadas a cuatro personas, con las excepciones de convivientes y de aquellas actividades con regulación específica

Tras el Consejo de Gobierno Extraordinario habitual de los lunes, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha defendido las medidas de prevención que está tomando la Junta para evitar la expansión del virus, entre las que incluye sobre todo los toques de queda, cierres perimetrales y el cierre del interior de la hostelería o la totalidad del negocio según la situación “porque son medidas que cuentan con estudios que demuestran su eficacia”.

En este sentido, hacía suya la recomendación de Rafael Bengoa, un experto epidemiológico, en la que el objetivo era poner en marcha un 20 por ciento de medidas eficaces que sean capaces de prevenir al 80 por ciento de la población.

Además, y respecto a lo que hará Castilla y León cuando decaiga el estado de alarma el próximo 9 de mayo, la consejera aseguraba que se mantendrá el “semáforo covid” aprobado en el Consejo Interterritorial de Salud, por lo que deja entrever que seguirían cerrando el interior de la hostelería a partir del lunes que viene, ya sin estado de alarma, en aquellos lugares cuya incidencia sea superior a los 150 casos por cada cien mil habitantes a catorce días, salvo en los municipios pequeños que se rige a una semana.

La consejera insistía en que en el “semáforo” esta y otras medidas se contemplan por lo que se podrían aplicar, aunque apuntaba hay que valorar todos los estudios jurídicos y esperar también a ver qué dice el Gobierno y las autoridades sanitarias al respecto antes de tomar una decisión.

Casado aseguraba que todas las medidas que se tomen desde el lunes que viene que supongan limitar la movilidad y los derechos fundamentales de las personas deberán ratificarlas un juez.

En canto a la situación epidemiológica de Castilla y León, la semana terminado ayer domingo ha sido desigual en toda la Comunidad. Así, la incidencia a siete días es de 88 casos por cada cien mil habitantes y Casado apuntaba que el techo de esta cuarta ola se alcanzó el pasado 5 de abril con 110 casos. Si bien apelaba a la prudencia porque el virus sigue circulando, y pone como ejemplo la incidencia de Segovia y Burgos, con 284 y 309 casos respectivamente.

En cuanto a los datos de este lunes, Castilla y León suma 150 nuevos contagios, que suponen 18 menos que hace un día, y lamenta tres nuevas muertes por esta enfermedad en los hospitales de Burgos, León y Valladolid.

Burgos acapara la mayor cifra de los nuevos casos positivos, con 36. Le siguen León, con 22, y Salamanca, con 18. A continuación, figuran Ávila (17), Valladolid (15), Segovia (14), Soria (13), Palencia (12) y Zamora (tres). El número de infectados totales desde el inicio de la pandemia se sitúa así en 228.789.

Mientras que la presión hospitalaria mantiene una tendencia estable, con ligeras subidas y bajadas. En estos momentos hay 483 pacientes con coronavirus ingresados en planta y otros 135 en las unidades de cuidados intensivos. La consejera destacaba que la media de edad de los hospitalizados en planta es de 73 años en pandemia y que la estancia media es de diez días en planta, mientras que la media de intresados hoy es de 65, por lo que sigue bajando.

Los brotes activos se redujeron hasta los 387, con 2.239 casos vinculados a alguno de ellos. Al respecto, Verónica Casado apuntaba que el 39 por ciento de los focos son intrafamiliares pero que la mitad, el 50 por ciento, son mixtos, es decir, que empiezan siendo en las familias y luego se convierten en comunitarios. Además, recordaba que por cada brote se producen una media de 6,7 casos.

Las buenas noticias llegan de las 12 altas hospitalarias que elevan a 29.254 el total de personas que han superado la enfermedad en esta pandemia.

Cepa india: sin casos

La consejera hacía referencia también a la cepa india y los estragos que está haciendo en ese país y su posible expansión por el mundo y en España, una vez que se han detectado cuatro casos entre Vigo (3) y Extremadura (1). Al respecto, Casado desvelaba que en Castilla y León no hay detectado ningún caso.

Además, apuntaba que la cepa británica sigue siendo la predominante, en el 95 por ciento de los casos, e insistía en que estarán vigilantes en la prevalencia de esta variante porque un descenso en ella supondría el avance de otras con más transmisibilidad, como es el caso de la cepa india o la brasileña y sudafricana, de las que estas últimas se registraron varios casos hace unas semanas que están cerrados.