Pascual se convierte en la primera compañía de Castilla y León en registrar sus emisiones de alcance 3

La empresa burgalesa registra en la Oficina Española de Cambio Climático su huella de carbono para 2020 de sus cinco fábricas, sus 27 delegaciones comerciales y sus oficinas centrales

Fábrica de Pascual
Fábrica de Pascual FOTO: Pascual

Pascual ha dado un paso más en sus objetivos de sostenibilidad medioambiental, convirtiéndose en la primera empresa de Castilla y León que registra sus emisiones de alcance 1, 2 y 3 para 2020 en la Oficina Española de Cambio Climático (OECC). La compañía ha registrado la totalidad de sus emisiones para el año 2020 de sus 5 fábricas, sus 27 delegaciones comerciales y su oficinas centrales, reafirmando su compromiso con el cuidado del medioambiente y la trazabilidad de su huella de carbono.

Según los últimos datos disponibles de la OECC, las emisiones de nivel 3 representaron más del 80 por ciento de las emisiones inscritas, por lo que su cálculo y registro es crucial para conocer el alcance real de la huella de carbono de las compañías españolas. Las emisiones de alcance 3 están conformadas por las emisiones indirectas de la compañía, ya sea en el transporte y logística de las materias primas, los viajes de sus empleados, el tratamiento de sus residuos y todas aquellas emisiones no incluidas en el alcance 1 y 2, que recogen el consumo de combustibles de los centros de producción y la flota comercial y las relacionadas con el consumo eléctrico respectivamente.

Joseba Arano, director de Personas, Calidad y Gestión Ética, Responsable y Excelente de Pascual explica la importancia de esta realidad: “es en este nivel donde se visibiliza el verdadero compromiso de las empresas con la sostenibilidad y la reducción de emisiones. Medir lo que una compañía emite indirectamente es crucial si se quiere contribuir a una cadena de valor sostenible y cada vez menos contaminante”.

Según un comunicado de la empresa recogido por Ical, Pascual registró en 2020 una cifra de 134.105 kilos de CO2, casi un 7 por ciento menos que lo que emitió en 2019. Pascual lleva registrando su huella de carbono en la OECC desde que se lanzó la iniciativa en 2014 y ya superó sus objetivos de sostenibilidad medioambiental para el ciclo 2015-2020, reduciendo desde entonces un 20 por ciento de sus emisiones de CO2 y un 20 por ciento en su consumo de agua y electricidad.

Arano destaca que “este nuevo hito de Pascual demuestra nuestro liderazgo en materia de sostenibilidad en el sector. Las compañías no podemos ceñirnos únicamente a nuestras obligaciones legales en materia de sostenibilidad, sino que debemos ir más allá, adelantándonos a lo exigido por la Administración y seguir reduciendo emisiones año tras año. Además, Arano ha puesto en valor la importancia de reducir en lugar de compensar emisiones: “no basta con compensar las emisiones que se emiten, el verdadero compromiso ha de ser el de reducir la contaminación al máximo en toda la cadena de suministro”.

‘Calculo’

Pascual mantiene el sello ‘Calculo’, otorgado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que la compañía ostenta desde el año 2018, estableciendo el cálculo de la huella de carbono como el primer paso en su compromiso con la reducción de su impacto medioambiental. Además, Pascual obtuvo en 2020 la estrella Lean&Green por la reducción de un 20 por ciento de sus emisiones en logística y transporte desde 2015, otorgada por la Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores (AECOC).

Por otro lado, la compañía ha alcanzado los objetivos marcados para su ambiciosa estrategia de envases sostenibles en su marca de agua mineral Bezoya, el denominado ‘Compromiso Bezoya’, con el que la compañía fabrica todas sus botellas con plástico reciclado (rPET) este mismo 2021, adelantando el objetivo fijado en primer momento para el año 2022.

Igualmente cabe destacar que, en el ámbito de la movilidad sostenible y la logística de corto recorrido, un 10 por ciento de la flota de camiones de reparto de Pascual se mueven total o parcialmente gracias a energías alternativas como el gas natural comprimido (GNC). En materia de logística de largo recorrido, Pascual cuenta con hasta 39 camiones propulsados por combustibles de fuentes de energías alternativas como el gas natural licuado (GNL), así como dos megatrailers que consiguen movilizar prácticamente el doble de carga con el mismo consumo.