Aprobadas las bases para la concesión de ayudas al Plan Agricultura y Ganadería Joven

Estas ayudas se financian con fondos aportados de forma íntegra por la Junta de Castilla y León, con una dotación inicial de 1,2 millones

Nuevos apoyos al sector agrario de la Comunidad
Nuevos apoyos al sector agrario de la Comunidad FOTO: Ical (nombre del dueño) Ical

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha publicado en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) las bases reguladoras de cinco nuevas líneas de ayuda incluidas en el Plan Agricultura y Ganadería Joven. En las próximas semanas se publicará la convocatoria de estas ayudas que, inicialmente, están dotadas con 1,2 millones de euros que podrían ampliarse si fuera necesario.

Como ha recordado el consejero, Jesús Julio Carnero, “este Plan se presentó el pasado mes de julio con el principal objetivo de conseguir que los jóvenes sean protagonistas del sector y opten por el medio rural de la Comunidad para desarrollar su proyecto personal y profesional”.

“El Plan Agricultura y Ganadería Joven está dotado con más de 300 millones e incluye novedosas medidas hasta 2023, dentro del compromiso de investidura de lograr la incorporación de 3.500 jóvenes al campo durante esta legislatura” ha resaltado Jesús Julio Carnero.

Las cinco nuevas líneas reguladas con el texto publicado hoy son:

  • Medida de ayudas de asistencia técnica.
  • Medida de incentivos para adquirir la condición de socio de una EntidadAsociativa Prioritaria de Carácter Regional.
  • Medida de la promoción de la titularidad compartida.
  • Apoyo a formación especializada en el sector agrario.
  • Medida de acercamiento a la actividad agraria.

Objeto de las medidas

La primera de las medidas, ayudas de asistencia técnica, tiene por objeto apoyar la realización de estudios de la explotación que permitan la realización de una evaluación de la situación técnica, económica y financiera de la misma, orientados a mejorar la competitividad y viabilidad de las explotaciones. El importe de la ayuda será de hasta el 80% de los costes del estudio, con un máximo de 5.000 euros.

La segunda de las medidas pretende impulsar la incorporación de jóvenes y mujeres como socios de una Entidad Asociativa Agroalimentaria Prioritaria de Castilla y León (EAPr), fomentando de esta manera el cooperativismo como fórmula para favorecer la competitividad de las explotaciones y fortalecer su posición en la cadena alimentaria. Con la ayuda se subvenciona el 50% de las aportaciones económicas al capital social que deben desembolsar los jóvenes para adquirir la condición de socio, con un máximo de 5.000 euros.

La medida de promoción de la titularidad compartida pretende fomentar la igualdad en las explotaciones agrarias, visibilizando el trabajo de la mujer, favoreciendo la igualdad real y efectiva de las mujeres en el medio rural, a través del reconocimiento jurídico y económico de su participación en la actividad agraria.  Esta ayuda es independiente del tratamiento preferente que ya tienen estas explotaciones en las convocatorias anuales de creación de empresas agrarias e inversiones en explotaciones. La ayuda consiste en una subvención de 5.000 euros, en un pago único, que se hará efectivo una vez quede acreditado el acceso de un agricultor o ganadero joven a la condición de titular de una explotación de titularidad compartida.

En lo que se refiere a la medida de apoyo a la formación especializada en el sector agrario, su finalidad es impulsar la formación de los profesionales del sector agrario en aquellos temas específicos relacionados con su explotación o con un proyecto económicamente viable que deseen desarrollar en la misma, para hacerla más eficaz, sostenible y/o competitiva. La ayuda otorgada será como máximo el 80% de los costes incurridos para recibir la formación, con un máximo de 3.000 euros por joven.

Por último, con la medida de acercamiento a la actividad agraria se pretende apoyar la contratación de jóvenes para la realización de trabajos de apoyo en las explotaciones, de tal modo que puedan conocer de primera mano las posibilidades de emprendimiento que ofrece el sector agrario y los entornos rurales para el desarrollo de su futuro profesional. La ayuda será como máximo del 50% de los gastos subvencionables del contrato laboral celebrado, con un máximo de 6.000 euros.