Un ciervo entre las cenizas tras el incendio en la Sierra de la Culebra
Un ciervo entre las cenizas tras el incendio en la Sierra de la Culebra FOTO: Emilio Fraile Europa Press

Bramidos entre cenizas, la singular berrea de la Sierra de la Culebra

Este fin de semana ha comenzado el momento álgido y eso se ha notado ya en los últimos días con la llegada de numerosos turistas

La berrea atrae desde esta semana y hasta principios de octubre a turistas a la Sierra de la Culebra de Zamora que este año se encuentran con una estampa inédita de bramidos entre cenizas y terrenos quemados en ese territorio de la reserva de la biosfera Meseta Ibérica.

Los dos mayores incendios del año en España, que conjuntamente arrasaron más de 56.000 hectáreas, carbonizaron este verano el corazón de esa reserva de caza y eso hace que algunos de los lugares ideales para escuchar y observar la berrea se ubiquen en paisajes que no parecen terrestres, más bien marcianos o lunares.

”Ves tanto a los lobos como los ciervos en terrenos que parecen Marte, caminan por lo quemado y levantan nubes de ceniza, son imágenes que en la vida piensas que vas a ver”, asegura el guía de turismo experto en observación de fauna de la Sierra de la Culebra, David Enjuto, en declaraciones recogidas por Efe.

El también propietario de la empresa de avistamiento de fauna Aherca admite que los paisajes arrasados por el fuego resultan “casi lunares, otra cosa es que te guste más o menos, pero choca a todo el mundo”. A esos lugares han vuelto sobre sus pasos, tras la espantada por el fuego, los ciervos de esta reserva zamorana que tradicionalmente ha sido una de las mejores de España en trofeos de cérvidos logrados en las subastas de caza.

Aunque la zona es amplia y también hay terrenos no afectados por el fuego y otros que únicamente lo han sido parcialmente, entre los lugares de observación, que no han cambiado, hay muchos en los que junto a los animales salvajes se puede ver la huella de los dos grandes incendios a través de la negrura de los árboles quemados y la ceniza.

Enjuto, cuya empresa tiene premios de turismo sostenible y de naturaleza, reconoce que la de este año no es la berrea más bonita por esa circunstancia aunque el brezo quemado posibilita que se vea a los ciervos “muy claramente, casi sin prismáticos, a simple vista”.

Esa imagen llega al amanecer y al atardecer acompañada de los bramidos de los ciervos macho que compiten con sus agudos sonidos para atraer a las hembras en celo.

El responsable de la oficina de turismo de Villardeciervos (Zamora), José Luis Peñas, afirma, por su parte, que es este fin de semana cuando comienza el momento álgido de la berrea y eso se ha notado ya en los últimos días en la oficina por las llamadas y correos electrónicos de gente que solicita información.

Peñas apunta que este año se van a ver más fácilmente a los ciervos porque el terreno está más despejado y no tienen tantos escondites. También ha lanzado una advertencia y ha pedido a los turistas prudencia y observar el espectáculo desde la distancia, ya que si se acercan los ciervos pueden cambiar de conducta y no reproducirse, algo que se hace especialmente necesario esta temporada tras las bajas provocadas por los incendios.

Peñas confía en que este año la berrea atraiga a más visitantes que en campañas pasadas por la sensibilización que existe con la Sierra de la Culebra tras el desastre medioambiental y económico de los incendios y porque es “un sitio número uno en Castilla y León y en España” para ver la berrea y oír su concierto de bramidos