Sociedad

Los trabajadores de la prisión de Villahierro (León) piden “medios, seguridad” y que se les deje “trabajar”

Denuncian que el “buenismo” aplicado por la Dirección que “margina a los profesionales” y les “merma la autoridad” a medida que se suceden acontecimientos que “van ganando gravedad”

Los trabajadores de la prisión de Villahierro (León) piden “medios, seguridad” y que se les deje “trabajar”
Los trabajadores de la prisión de Villahierro (León) piden “medios, seguridad” y que se les deje “trabajar” Peio Alonso/Ical

“Medios, seguridad y que nos dejen trabajar”. Esto es lo que el representante de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip), Félix Alonso, señaló como “necesario” en el Centro Penitenciario de Villahierro, en la localidad leonesa de Mansilla de las Mulas, donde este martes varios presos del módulo diez, el más peligroso, retuvieron a siete trabajadores y a la directora e hirieron a uno de ellos. Seis de los protagonistas fueron aislados, de los que cuatro ya han sido trasladados a otras prisiones, mientras que en el módulo ha quedado “una calma tensa”.

El representante de Acaip afirmó que, a opinión del subdelegado del Gobierno en León, Faustino Sánchez, lo ocurrido fue un “incidente con gravedad”, al tiempo que trasladó la “decepción” de los trabajadores con la actitud de la subdelegada del Gobierno, Virginia Barcones, a quien le pidió que “si no conoce las prisiones” lo que tiene que hacer es “abstenerse y defender a los empleados públicos”, ya que se trata de “la máxima representación en Castilla y León de los funcionarios públicos y de los trabajadores de prisiones”.

Para Alonso, la delegada del Gobierno debería “mejorar los servicios y la seguridad en los centros”, así como “los medios de trabajo”, en lugar de “meterse a banalizar un incidente muy grave”. Sin embargo, quiso dejar claro que el ocurrido esta semana no es “el único incidente”, sino que el verano pasado “hubo tres muy graves”, por lo que esperan “no volver a tener el mismo verano”.

En una plantilla que “peca de antigüedad”, el representante de Acaip quiso dejar claro que “lo que le sobra es mucha experiencia”, por lo que “no hace falta que les digan cómo tienen que hacer las cosas”, sino que “se necesitan medios y que se deje trabajar a los profesionales” en un prisión en la que los incidentes está yendo a unos términos “muy graves”.

El delegado de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) de León, Fernando Martínez, añadió que lo que también se necesita es el reconocimiento a los funcionarios de prisiones como agentes de autoridad en un momento en el que “se han multiplicado por cinco las agresiones respecto al año pasado”.

En relación con la necesidad del incremento de medios, Martínez detalló que en estos momentos en la cárcel de Villahierro hay un solo funcionario para 85 internos, algo “imposible” de cara a controlar la prisión. Asimismo, solicitó consultas médicas, también para los internos, al contar en este momento con tan solo tres médicos de los diez existentes en el pasado, por lo que la calidad “disminuye”.

“Para garantizar el buen orden, la seguridad y el mandato constitucional de la reinserción tiene que existir el orden y la seguridad en el centro, porque sin ello no se puede cumplir”, remarcó, por su parte, Herminio Juan, al tiempo que invitó a Virginia Barcones a visitar la prisión leonesa “más allá de los módulos relativamente buenos” y a que “pregunte a los trabajadores si la situación está o no normalizada”.

Con respecto a la Dirección del Centro Penitenciario, Juan quiso “quejarse mucho” del “buenismo” que se está aplicando y que “no deja trabajar a los profesionales”, debido a que “se meten a arreglar problemas los que no tienen que solucionarlos y marginan a los profesionales”, lo que hace que “su autoridad se ve mermada a medida que se van sucediendo unos acontecimientos que van ganando en gravedad”. “Cualquier día vamos a tener una desgracia y no será porque no la hemos avisado”, advirtió.