Coronavirus

La aviación tardará cinco años en recuperar los niveles de tráfico de 2019

El sector está condenado a reestructurarse tal y como ya hizo en 2008, con la consolidación de las aerolíneas low cost

Aeropuerto de Teruel
Decenas de aviones de diferentes aerolíneas internacionales permanecen estacionados en el aeropuerto de Teruel debido a la crisis del coronavirusAntonio GarciaEFE

Al igual que ocurriera en la crisis de 2008, muchos economistas andas enfrascados en la forma que tendrá la desaceleración económica. Si será una V, una L o una U. Algunos sectores ya han empezado a elaborar sus proyecciones. La aviación, por ejemplo, lo tiene claro: una U. Lo que significa que, en el peor de los casos, según el Observatorio de Tráfico Aéreo de Barcelona, se necesitarán cinco años para recuperar los niveles de tráfico de 2019. El escenario más optimista reduce esta proyección a la mitad, 2,5 años.

Para este año, según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) se espera una reducción entre un 44%-80% los pasajeros internacionales a nivel global . Por lo que el sector turístico mundial podría perder entre 300 a 450 mil millones de dólares en facturación por el impacto de la pandemia según. Es decir, volver a niveles de hace 6 o 7 años

Así las cosas, la crisis de 2008 para la aviación supuso la reducción del número de operadores aéreos, la aceleración del modelo de bajo coste y un comportamiento diferenciado de los pasajeros de ocio y de negocios. Si estamos o no ante una nueva transformación del modelo poco se sabe todavía, el Observatorio, sin embargo, marca unos parámetros para la recuperación del sector que están supeditados, irremediablemente, a la evolución de la pandemia.

  1. La liberalización de movilidad de pasajeros internacionales. Esto evolucionará de forma desigual según los territorios y países afectados. En general sobre todo los vuelos domésticos serán los primeros en recuperarse ya que tienen menos restricciones.
  2. La confianza del consumidor a viajar: el 40% de pasajeros según una encuesta de IATA (abril) esperarán 6 meses antes de volver a viajar como anteriormente. También dependerá de las medidas implementadas por las compañías, aeropuertos y del destino en general (hoteles, transportes, etc.). que se acuerden e implementen.
  3. La confianza empresarial: la demanda de negocios se verá restringida por los ajustes de costes en los presupuestos de viaje y en algunos casos substituidos por el teletrabajo o cambios generales en sus modelos de negocio.
  4. La capacidad de restructuración de las compañías: habrá una reducción de la oferta de vuelos y del número de compañías sobretodo en Europa donde hay un mercado muy fragmentado. La parte esencial de esa restructuración es la financiación de sus costes fijos mientras no operen y la inversión necesaria para arrancar la actividad sobre todo mientras la demanda no se recupere y los precios no puedan incrementarse. En este aspecto aquellas empresas que tengan mejor protección de los estados podrán gozar de algunas ventajas financieras.

En el caso de Barcelona, el Observatorio augura una caída de entre el 73% y el 81% de los viajeros en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat este verano por el impacto de la crisis del coronavirus. El tráfico durante todo el año podría llegar a contraerse un 74% respecto a 2019 en un escenario más moderado y un 48% en el más optimista. El estudio señala que el tráfico se empezará a recuperar de cara a la temporada de invierno, con una reducción de entre el 25% y el 30% del volumen de pasajeros respecto al año anterior. Los vuelos domésticos pueden activarse entre junio y principios de julio, mientras que, para los europeos, se prevén recuperar a partir de junio y conseguir una “cierta normalidad” en el último trimestre de 2020. Sin embargo, para los vuelos intercontinentales, el informe de la corporación barcelonesa estima que no tendrán una recuperación significativa hasta la temporada de verano del año que viene.