Barcelona controlará el acceso a las playas a partir del lunes con videosensores

La capital catalana confía en entrar en fase 2 e instalará controles de acceso al litoral

Generalitat propone pasar a Barcelona a fase 2
Agentes de la Guardia Urbana informan a una pareja sobre la prohibición de tomar el sol tumbados en la playa de la Nova Icaria de BarcelonaAlejandro GarcíaEFE

El baño en las playas de Barcelona estará permitido a partir del lunes 8 de junio si la ciudad entra en la fase 2 de la desescalada. Es decir, se podrá ir sin franjas horarias, pero el Ayuntamiento ha previsto controles de acceso y de afluencia para evitar posibles aglomeraciones e imágenes bochornosas. Hasta ahora, las playas estaban abiertas sólo para pasear, hacer deporte y para el baño deportivo, pero solo en determinadas horas del día. Los espigones, sin embargo, permanecerán cerrados.

Así las cosas, el Ayuntamiento de Barcelona controlará el aforo en la playas de la ciudad a través de videosensores y las cámaras situadas en la Torre Mapfre y actualizará esta información en tiempo real en una página web para que los usuarios puedan consultarlo. No obstante, según apuntaron, no se recurrirá a cuadricularlas para que las personas mantengan las distancias sanitarias por la Covid-19. En estas playas habrá 15 puntos de acceso y tanto la Guardia Urbana como un grupo de informadores velarán por su uso y las cerrarán si están llenas.

La capacidad de las playas será ahora de 38.000 personas, cifra que no se podrá superar. Según el consistorio, sólo a finales de julio se superaba esta cifra con unas 40.000 personas, un 20% de las cuales eran turistas que ahora no se sabe cuándo vendrán.

Para saber si las playas están llenas, se instalarán 18 videosensores por todo el litoral a partir de la próxima semana. Mientras no estén en funcionamiento, se controlará el aforo con las cámaras que hay en la Torre Mapfre.

Elegir la playa antes de salir de casa

El concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia, ha pedido a los barceloneses “un cambio de hábito” y consultar la ocupación de las playas en la web antes de salir de casa. “Que la gente planifique la salida para ir a la playa más adecuada”, dijo Badia. En la arena, Sanidad recomienda una distancia de cuatro metros entre grupos de personas para dejar pasillos anchos por donde dejar pasar a los usuarios que entren o abandonen la playa.

En las playas habrá servicio de socorrismo. Las duchas estarán situadas fuera del perímetro de la playa y sólo se permitirá el uso individual. Las áreas de deporte individual estarán cerradas pero sí se podrá practicar deporte colectivo si se mantienen las distancias entre los deportistas. Badia ha explicado que la playa de perros reabrirá el 11 de junio con un control “más estricto” del acceso.