La Audiencia de Barcelona envía la causa del autobús de Hazte Oír a un juzgado de Madrid

Estima un recurso de apelación de la Fiscalía y reabre el caso

La sección octava de la Audiencia de Barcelona ha estimado un recurso de apelación de la Fiscalía y ha ordenado reabrir la causa por el autobús que Hazte Oír con mensajes contra las leyes de igualdad, y que se acuerde la inhibición a favor del Juzgado Decano de Instrucción de Madrid.

En el auto, la Audiencia argumenta que ante una denuncia, cuando los hechos descritos aparezcan “prima facie” como constitutivos de delito, se deberán abrir diligencias.

Además, alega que el autobús de Hazte Oír inició su recorrido desde Madrid y pasó por varias ciudades españolas entre el 28 de febrero y el 8 de marzo de 2019, pasando por Barcelona el 4 de marzo, y aprecia “unidad de acción basado en la unidad de manifestación de voluntad”, y entiende que la realización reiterada de la conducta obedece a un único propósito, por lo que remite el caso a los juzgados de la capital.

El Servicio de Delitos de Odio y Discriminación de la Fiscalía de Barcelona denunció al juzgado de guardia el autobús de la campaña de Hazte Oír por un presunto delito de odio al considerar que la propaganda del autobús "ataca la dignidad, los derechos y la libertad de las mujeres, creando un clima que normaliza la discriminación contra las mujeres y las insulta al vincular sus ideas con el régimen nacional socialista".

El autobús, con una imagen de Adolf Hitler con la cara maquillada y el símbolo feminista en la gorra, llevaba lemas como ‘No es violencia de género, es violencia doméstica’ y ‘Las leyes de género discriminan al hombre’, y se utilizaba la imagen de Adolf Hitler maquillado y el símbolo feminista en la gorra junto a un hashtag #feminazis.

En su recurso, el fiscal rebatía que se archivara el caso lamentando “el grave insulto y en este caso la humillación para las mujeres y sus organizaciones sociales y el consiguiente menosprecio y descrédito que generan para ellas entre la sociedad por el uso de las expresiones y los mensajes referidos constituyen una propaganda innecesaria para la defensa de postulados políticos y ataca la dignidad, los derechos y la libertad de las mujeres”.