Cataluña deja en manos de 4 millones de ciudadanos la contención de la covid

El Govern pide autoconfinarse 15 días y prohíbe los encuentros de más de 10 personas tras detectar transmisión comunitaria. Los jueces avalan las restricciones en Barcelona, pero matiza las de Lérida

Barcelona sigue los pasos de L’Hospitalet de Llobregat. Después de triplicarse el número de contagios en la última semana, el Govern pidió ayer a los vecinos de la ciudad y de su entorno inmediato que no salgan de casa si no es “imprescindible”. “Hay transmisión comunitaria y depende de todos vosotros que el contagio no se extienda”, empezó diciendo la portavoz de la Generalitat en la rueda de Prensa, tras la reunión del Procicat, el plan territorial de protección civil que gestiona la covid, en la que se han decidido restricciones para evitar que el virus se descontrole. El objetivo es evitar un confinamiento como el de marzo que puede tener unos efectos perversos sobre la salud emocional de las personas, el sistema sanitario y la economía.

La resolución, avalada por el juez, afecta a Viladecans, el Prat de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Boi de Llobregat, Cornellà, Sant Just Desvern, Esplugues de Llobregat, L’Hospitalet de Llobregat, Montcada i Reixac, Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besós y Badalona. Y es extensible a los municipios de la comarca de La Noguera y del Segrià, en la provincia de Lérida. En la ciudad de Lérida y el Baix Segre siguen en pie las restricciones y el confinamiento perimetral fijado hace una semana. A las puertas de un fin de semana de julio, la petición más difícil de cumplir será no desplazarse a segundas residencias. “Estamos delante de un verano excepcional y hemos de hacer un esfuerzo para arrancar el curso en septiembre con una situación mejor que la actual”, dijo Budó. Pero las carreteras que llevan a segundas residencias se llenaron. Esta resolución afecta a cerca de 4 millones de personas.

Traslada la responsabilidad a la población

La recomendación estará en vigor durante 15 días. Con este consejo, traslada la responsabilidad de un crecimiento de la curva a la ciudadanía.

“Recomendamos no hacer desplazamientos si no son imprescindibles”, insistió la consellera de Salud, Alba Vergés. Pero precisamente como es una recomendación, no una orden, hay escepticismo entre los vecinos de que se vaya a cumplir. No habrá multas. “No podemos sancionar, si no hay ninguna prohibición en vigor”, dijo el conseller de Interior, Miquel Buch. “Tampoco habrá controles en las carreteras, como mucho serán informativos”, añadió. Dicho lo dicho, Vergés amenazó con tomar medidas más drásticas si el virus se descontrola.

¿Qué se puede hacer?

Esta permitido acudir al puesto de trabajo (siempre que no se pueda teletrabajar), ir a centros sanitarios, asistir a personas mayores, niños o dependientes, ir a tiendas de alimentación o a otros establecimientos comerciales (mediante cita previa), desplazarse a entidades bancarias, de seguros o por requerimientos judiciales o notariales, realizar encuentros y actividades deportivas o de ocio con personas del grupo de convivencia habitual, atender huertos familiares. También se puede salir por motivos de fuerza mayor o situación de necesidad y para realizar exámenes o pruebas oficiales inaplazables

¿Qué no se puede hacer?

En cambio, aconseja no ir a la playa y sociabilizar lo mínimo. Por ahora, el confinamiento perimetral queda descartado. Para evitar el máximo de contagio social, se limita el aforo en bares y restaurantes al 50 por ciento en el interior. Tampoco se permite consumir en la barra. Fuera, en las terrazas, las mesas deben estar a dos metros de distancia y se deberá pedir cita previa para comercios. También se prohíbe la visita a las residencias.

Prohibidos los encuentros de más de diez personas

Se recomienda también cerrar los locales de ocio nocturno. Asimismo, cierran teatros, cines, piscinas, parques de atracciones, parques infantiles y gimnasios. Aunque los municipios tienen margen para decidir qué abre y qué cierra. En Barcelona, Ada Colau, por ejemplo, exime a los festivales (Cruïlla, Jardins de Pedralbes o Grec). Y quiere librar a teatros, cines y gimnasios que cumplen con las medidas de seguridad y donde no se ha dado ningún caso de contagio.

Vergés insiste en que “la gente gente se está contagiando en encuentros sociales y familiares”. Por eso prohíbe los encuentros y reuniones de más de 10 personas tanto en el ámbito privado como en el público. “Estos encuentros son la mayor fuente de transmisión”, comenta. Para muestras, uno de los foco que afecta a más personas en Barcelona es una fiesta de cumpleaños de 40 años, en la que el anfitrión era positivo.

Sant Jordi se mantiene con limitaciones y los festivales siguen en marcha

La semana que viene estaba previsto celebar el Sant Jordi, que se había atrasado del 23 de abril al 23 de julio. Tras hablar con el gremio de libreros y editores, se ha acordado mantenerlo, pero se desmantelan las paradas en el paseo de Gràcia.

Las actividades de los “casals”, campamentos de verano y colonias se mantienen.

Más jóvenes y más asintomáticos

El perfil de los nuevos contagios es más gente joven y más personas asintomáticas en todos los cribados que hacemos. Vergés ha querido incidir en que “no es un virus de gente mayor” y ha pedido a los jóvenes precaución si han de visitar a padres y abuelos. También ha advertido de que la transmisión es más ágil entre los jóvenes, que socializan más.

Los nuevos casos de covid se han triplicado en una semana en Barcelona. Si la semana pasada se detectaron 157 casos, esta semana, los positivos han subido a más de 500. El 1 de julio, Barcelona diagnosticaba 32 positivos diarios. Mientras que la semana del 9 al 15 de julio, los diagnósticos diarios son ya 122. Este aumento de la curva lleva a pensar que puede seguir creciendo por inercia. Para evitarlo, se ha aprobado este paquete de medidas. La tasa de contagios se sitúa en tres, esto quiere decir que cada persona contagiada pasa la enfermedad a tres contactos.

El juez libra a siete municipios de Lérida de las medidas

Además, el TSJC también ha ratificado las medidas presentadas por el Govern para una zona de Lleida, pero no las ratifica para siete municipios. Se trata de las localidades de Artesa de Segre, Ponts, Massalcoreig, Grimenells, Sarroca de Lleida, Artesa de Lleida y Benavent del Segre, donde el tribunal considera que las medidas resultan “desproporcionadas”, según consta en la resolución que ha remitido a los medios. El juez Ramon Salada Virgili también modifica algunas limitaciones en que proponía el Govern en el comercio minorista, pero decide limitar el aforo al 50% tanto en este ámbito como en las empresas de servicio, dado que no ve “ningún factor de riesgo superior” en las tiendas que en hoteles o restaurantes.