Torra avisa de que Cataluña volverá al confinamiento si la covid-19 sigue avanzando: “Nos va la vida”

Apela a la responsabilidad de los más jóvenes para que no se repitan las escenas de botellones en plazas y calles

Cataluña tiene por delante diez días críticos en los que se juega allanar la curva de los contagios o regresar a marzo y al confinamiento. Como dijo la semana pasada el nuevo secretario de la Agencia de Salud Pública, Josep Maria Argimón, “estamos igual que el pasado 20 de febrero, con la diferencia de que ahora tenemos más conocimientos del virus y los ciudadanos pueden tomar medidas para doblegar la curva”. La situación es suficientemente “crítica”, según las autoritarias sanitarias, como para que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, compareciera bien pronto esta mañana para pedir a los ciudadanos un esfuerzo. “Estamos en los diez días más críticos del verano”, ha subrayado. “Y si no somos capaces de corregir la situación, si no avanzamos, tendremos que retroceder”, ha advertido. “Nos va la vida en ello”, ha dicho.

En la comarca de Lleida, Figueres, Barcelona y su área metropolitana existe transmisión comunitaria. En una semana, los nuevos positivos han pasado de unos 3.500 a 5.500. La curva parece allanarse en Lleida y Figueres. Todas las miradas están puestas en Barcelona y su área metropolitana. Hasta ahora, se han tomado medidas dolorosas para contener los contagios, el ocio nocturno ha cerrado y las reuniones de más de diez personas están prohibidas, por ejemplo. El objetivo es “contener la evolución del virus, también en los territorios donde no se han dado brotes de esta intensidad”. De esta manera tan gráfica, Torra no ha cerrado la puerta a la posibilidad de regresar a alguna de las tres fases del confinamiento de la población, decretadas durante el estado de alarma.

“No me doblegaré ante la presión de lobbies”

El president de la Generalitat ha avisado de que no le temblará el pulso si ha de tomar decisiones más drásticas. “No me doblegaré ante la presión de lobbies”, ha afirmado. “No cederemos a ninguna presión”, ha insistido después de haber cerrado discotecas, salas de baile y de haber limitado los horarios de bares, casinos y salas de juego.

“No me resigno, no quiero volver a marzo, no quiero volver a tener 7.000 muertos sobre la mesa”, ha dicho.

La media de edad de los nuevos contagios: 37 años

Torra compareció por primera vez junto al nuevo secretario de Salud Pública, que admitió un incremento de rebrotes en Cataluña “muy preocupante”. La media de edad de personas que ingresan en la UCI ha bajado de los 50 años y la edad media de los nuevos contagios es de 37 años. En marzo, la edad media de los enfermos de covid era de 60 años. Preocupa especialmente la transmisión entre jóvenes. La mayoría son asintomáticos o pasan la enfermedad como un resfriado leve, pero pueden transmitir el virus a sus padres y abuelos y poner su vida en riesgo. Torra ha querido lanzar un mensaje a los jóvenes: “Un botellón ahora no es una fiesta, es un acto de insolidaridad”. En un intento de concienciarles, les ha insistido en que la mayoría de nuevos infectados son gente de su edad.

Torra también ha querido lanzar un mensaje al extranjero después de que países como Francia o Bélgica recomendaran a sus ciudadanos no viajar a Cataluña. En inglés, ha dicho que “Cataluña es un destino turístico responsable”.

De hecho, los focos están concentrados en el Segrià, Barcelona y su entorno más inmediato.

A su lado, Argimón, ha confirmado que “no descartamos tomar medidas más drásticas”. De hecho, esta mañana, en una reunión con la consellera de Salud, Alba Vergés, han estudiado nuevos pasos si en unos días no son capaces de allanar la curva.

Los equipos de rastreadores, pendientes de incorporarse

Además de pedir a la ciudadanía que sea responsable, que si se mueve a segundas residencias o a pasar unos días de vacaciones a otros municipio, Argimón ha avanzado que a finales de esta semana se incorporarán los primeros gestores covid en la atención primaria que han de descargar de trabajo a los médicos de familia. “Les quedan dos sesiones del curso”, ha dicho. En total se deben integrar 500, pero empezarán haciéndolo 250. El rastreo de contactos es una de las claves para contener el virus. La otra es el testeo, en la última semana se ha pasado de hacer 42.000 a 62.000 pruebas PCR. La tercera pata es la responsabilidad individual: mascarilla, higiene de manos y distancia social.

Impacto en la atención primaria

Torra y Argimón no prohíben la vida social, piden que se haga con responsabilidad, a poder ser que los grupos no sean de más de 10 personas y se mantengan las tres normas anticovid.

Por ahora, la mayoría de los casos tienen una sintomatología leve, pero están teniendo ya un fuerte impacto asistencial en la atención primaria. El problema, como se vio en la comarca del Segrià, es que esta presión se traslade a los hospitales, por ejemplo, si lo jóvenes no tomas medidas y contagian a sus mayores.

El mes de julio arrancó con 50 personas ingresadas en la UCI y acaba con 75.

Más sanciones

Si es necesario, traslada al conseller de Interior, Miquel Buch, y a los alcaldes -responsables de los Mossos d’Esquadra y de las policías locales-, que sancionen. “Pido a los alcaldes que apliquen sin escrúpulos las sanciones estipuladas por la Generalitat”, ha concluido.