Cataluña prorroga dos semanas todas las restricciones

Los ingresos en la UCI superan el pico de la segunda ola: en la última semana entran 100 enfermos graves en intensivos y en el último mes, 300

arias personas disfrutan del atardecer de la costa del Maresme, este martes en El Masnou (Barcelona), cuando los indicadores epidémicos en Cataluña han vuelto a mejorar por segundo día consecutivo, aunque el numero de pacientes en las UCI sigue aumentando y pase ha situado en cifras similares pico de la segunda ola, con 590 pacientes graves de COVID, 40 más que ayer. EFE/ Enric Fontcuberta
arias personas disfrutan del atardecer de la costa del Maresme, este martes en El Masnou (Barcelona), cuando los indicadores epidémicos en Cataluña han vuelto a mejorar por segundo día consecutivo, aunque el numero de pacientes en las UCI sigue aumentando y pase ha situado en cifras similares pico de la segunda ola, con 590 pacientes graves de COVID, 40 más que ayer. EFE/ Enric FontcubertaEnric FontcubertaEFE

“Tarde muy complicada en Urgencias del Hospital Clínic. Me ha recordado a los peores momentos de la primera ola”. Son las palabras con las que Noemí Hernández, enfermera de Urgencias del Hospital Clínic de Barcelona, trataba este lunes de concienciar a la gente de que reduzca las interacciones sociales y la movilidad para frenar la transmisión del virus. Esta semana se ha superado el pico de pacientes graves ingresados de la segunda ola. En estos momentos, ya hay 612 enfermos graves con covid y el elevado número de contagios de los últimos siete días hace prever que a principios de febrero se llegue a los 700 pacientes graves. El doctor Josep Maria Argimon, secretario de Salud Pública de Cataluña, ha explicado en rueda de Prensa, que en el último mes han ingresado 300 personas con covid en la UCI, 100 en la última semana. “Esta evolución es insostenible y si no logramos frenar los contagios, tendremos que tomar medidas más restrictivas”, ha advertido. “Estamos en una media de 400 fallecidos a la semana. Es un número que nos debería hacer reflexionar”, ha subrayado.

Quince días más de restricciones

Por ahora, el Procicat, el órgano que gestiona la pandemia en Cataluña, ha acordado ampliar la prórroga de todas las restricciones vigentes dos semanas, hasta el 7 de febrero. Aunque los últimos datos epidemiológicos hacen pensar que las medidas que entraron en vigor el 7 de enero han servido para contener los contagios, tras superarse el pico de los ingresos hospitalarios de la segunda ola, se ha optado por mantener las restricciones. Se alargará dos semanas el confinamiento municipal diario y se mantendrán cerrados los gimnasios, los centros comerciales, los comercios de más de 400 metros cuadrados y los comercios pequeños, los fines de semana.

Mejoran los indicadores epidemiológicos

El último parte del portal del departamento de Salud, DadesCovid, constata un día más que los indicadores que miden la evolución de la pandemia mejoran. La velocidad de transmisión ha bajado a 1,09, esto quiere decir que la transmisión se frena. El riesgo de rebrote también ha caído hasta 678 puntos y el porcentaje de pruebas positivas hasta 8,77%. Aunque se observa un retroceso, el impacto de los contagios de los últimos días en la presión hospitalaria es alto. En los hospitales catalanes vuelve a haber 2.809 ingresados por covid. Argimon insiste en que la única manera de frenar la curva epidémica es reducir la movilidad y la interacción social. Pasar de un toque de queda de las diez de la noche a las ocho de la tarde no cree que incida mucho, pero evitar el café de media mañana, por ejemplo, quedarse en casa el fin de semana y no salir a cenar, reduce la incidencia. Pero lo que más preocupa al doctor es la evolución de la pandemia en países y regiones vecinas. Mientras que en Cataluña, las restricciones que entraron en vigor el 7 de enero han logrado contener la transmisión, el virus se está expandiendo a gran velocidad en países y regiones vecinas como la Comunidad Valenciana o Murcia. La pregunta que se hace Argimon es cuánto podrá aguantar Cataluña al margen de esta dinámica. Le preocupa especialmente el impacto que tendrá la variante británica. Por ahora, en Cataluña se han detectado 16 casos. Cuatro hospitales catalanes, Bellvitge, Vall d’Hebron, Can Ruti y Clínic, se han aliado para secuenciar genéticamente entre 25 y 30 muestras aleatorias de positivos diarias, para diagnosticar cuál es el grado de circulación de la nueva cepa. En caso de detectar la británica, se reporta la información a la Unión Europea.

El Govern se equivocó de estrategia

Argimon ha reconocido que se equivocaron en la estrategia de reapertura tras la segunda ola. La movilidad y la interacción social del puente de diciembre se tradujo en un aumento exponencial de los contagios que con las nuevas medidas se convirtió en sostenido. Desde la primera semana de Navidad, sin cenas en los restaurantes y limitaciones en los comercios, la pandemia ha crecido un 2% al día. Con las nuevas restricciones del 7 de enero, en una semana, se ha logrado reducir los casos un 6%.

El Gobierno debe corresponsabilizarse

“Si los vecinos -el resto de Comunidades Autónomas- crecen a galope, hay que ser cautos”, ha subrayado. “Lo que es inaudito es que una Comunidad Autónoma pida confinarse a las ocho de la tarde y que el Gobierno lo recurra”, ha lamentado. Argimon ha echado en cara al Gobierno que no se implique más en la toma de decisiones. “El Gobierno quiere tener la solución, las vacunas, pero debe tomar más decisiones. La Moncloa debería corresponsabilizarse, tomar medidas económicas, como han hecho los países vecinos del entorno”, ha resumido. Después de haber analizado la situación con expertos, el doctor Argimon pide corresponsabilidad al Gobierno y afirma que es el momento de endeudarse y ayudar a los sectores afectados.