Barcelona aprovecha las obras de verano para apuntalar el túnel de Glòries

El Ayuntamiento presenta 108 trabajos a desarrollar por valor de 20 millones de euros

La teniente alcalde de Barcelona, Janet Sanz interviene durante su visita a las obras del túnel vial de Glòries el pasado abril
La teniente alcalde de Barcelona, Janet Sanz interviene durante su visita a las obras del túnel vial de Glòries el pasado abrilDavid Zorrakino Europa Press

El Ayuntamiento, como cada año, utiliza los meses de verano para dar un impulso a las obras públicas. Barcelona, así pues, destinará 20 millones de euros a trabajos estivales entre los que destacan la urbanización de los alrededores del futuro Espai Barça, la recta final del túnel de Glòries o el impulso a las superislas de Hostafrancs y Horta.

“Preparamos la ciudad para que comience el curso de la mejor manera y que todo el mundo se encuentre una ciudad mejor”, ha explicado la teniente de alcalde, Janet Sanz, y ha añadido que se aprovecha el verano para realizar estos trabajos porque se reduce la actividad en la ciudad y por tanto se afecta menos al día a día de los barceloneses. El paquete de actuaciones también incluye la finalización de los pozos de las salidas de emergencia de la alta velocidad en la calle de Mallorca con Nápoles e Independencia. Las obras, que han ido a cargo de Adif y se han alargado durante tres años, acabarán este verano. Según el gerente de infraestructuras y movilidad, Manuel Valdés, la finalización de estos trabajos será “un cambio muy positivo para los vecinos debido al alto impacto que han tenido las obras en los últimos años”.

Las obras de este verano también incluyen el inicio de 28 reurbanizaciones en 10 distritos de la ciudad, que deben suponer “una mejora en la calidad del espacio público de los vecinos”. También están previstas 46 actuaciones de bajo impacto focalizadas en los entornos de las escuelas, que deben estar completamente listas para el inicio del curso.

La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, ha pedido “comprensión y paciencia” por las molestias y las dificultades que puedan generar los trabajos: “Deben servido para tener una ciudad mejor”.

El 66% de las actuaciones que se ejecutarán se han calificado como trabajos de “bajo impacto”, el 19% de impacto medio y el 15% de gran impacto; una calificación que de forma orientativa indica la afectación que supondrán las intervenciones para el día a día de los vecinos por su durabilidad e impacto en el entorno.