La Generalitat multiplica su despliegue exterior con seis nuevas “embajadas” para “actuar como un Estado”

El Govern sumará en un año un total de 20 delegaciones internacionales en una estrategia de clara expansión pilotada por Junts

La consellera de Acción Exterior del Govern, Victòria Alsina, durante su intervención en un acto celebrado este lunes en el Palau de Pedralbes
La consellera de Acción Exterior del Govern, Victòria Alsina, durante su intervención en un acto celebrado este lunes en el Palau de Pedralbes FOTO: Marta Pérez EFE

“La mejor manera de prepararnos para ser un Estado es empezar a actuar como si lo fuéramos”. Así resume la Generalitat el objetivo de su despliegue exterior en 2022, año en el que abrirá hasta seis nuevas “embajadas” para sumar un total de 20 delegaciones en el mapa internacional. Un salto importante en plena pospandemia, en medio de la guerra de Rusia contra Ucrania y con el “procés” sumido en un largo letargo que el independentismo busca despertar.

En un acto en el palacio de Pedralbes, la consejería de Acción Exterior pilotada por Junts de la mano de Victòria Alsina ha anunciado nuevas “embajadas” este 2022 en Japón, Corea del Sur, África Occidental, África Meridional, Brasil y Andorra. Además, el Govern creará tres oficinas que colgarán de delegaciones existentes y que se ubicarán en Quebec (Canadá), Dublín (Irlanda) y Liubliana (Eslovenia), y tendrá dos nuevos enviados especiales en lugares que considera que requieren especial atención: Polonia y Escocia. Sobre este último, la Generalitat asegura que es “la nación con la que compartimos más aspiraciones”, en referencia a la autodeterminación.

“Cataluña consolida su determinación de tener voz propia en el exterior sin tutelas ni intermediarios”, ha presumido Alsina en clara referencia al Gobierno -”Somos una nación y existimos contra el establishment”, ha dicho en otro momento- antes de advertir que la apertura de nuevas delegaciones es “una mala noticia” para quien quiere que Cataluña se quede “callada” y “encerrada en casa”. “Viajaremos y hablaremos de nuestro país como nunca antes se había hecho”, ha avisado.

Pese a enmarcar la apertura de nuevas delegaciones dentro del marco estatutario -el objetivo es estrechar lazos culturales, de cooperación y especialmente empresariales-, la dirigente de Junts ha acentuado la retórica del “procés” y ha apelado en varias ocasiones a ello dejando claro que también se incidirá en la hoja de ruta independentista: “Queremos que nuestro país sea libre, queremos ser conocidos y reconocidos”. Y “queremos explicar lo que queremos ser”, ha remachado.

El Govern ha evitado cuantificar el coste de estas delegaciones para las arcas públicas catalanas. Sin embargo, para este año incorporó un notable aumento de la partida presupuestaria destinada al departamento de Acción Exterior, que roza los 100 millones de euros y se dispara un 27,8% respecto a 2020.

De este montante, mantiene los dos millones de euros en el Diplocat –igual que en 2020– y prevé consolidar la denominada red de “embajadas” con una partida de 8,9 millones –un incremento de 3,8 millones respecto a 2020– con la que prevé abrir estas nuevas delegaciones, reforzar las existentes con más personal y ampliar el área geográfica de algunas de las actuales.

Cabe recordar en este sentido que el Tribunal Constitucional declaró inconstitucional en 2020 parte del plan estratégico de acción exterior de la Generalitat -el Diplocat y su participación en foros multilaterales- por “vulnerar las competencias estatales y no ajustarse a las estatutariamente asumidas por la Generalitat”. Sin embargo, la Generalitat aseguró que las “embajadas” quedaban fuera y ha proseguido con la planificación de nuevas aperturas desde entonces.