Aragonès abre la puerta a acudir a la Conferencia de Presidentes si se aborda la guerra en Ucrania

De momento, en el Govern se escudan no hay ninguna novedad en el orden del día y mantienen el “no” pese a barajar recular y desdecirse del plante

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, acompañado por el vicepresidente, Jordi Puigneró (i), y la consellera de Feminismes i Igualtat, Tánia Verge (d), se dirige hacia la reunión semanal del gobierno catalán
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, acompañado por el vicepresidente, Jordi Puigneró (i), y la consellera de Feminismes i Igualtat, Tánia Verge (d), se dirige hacia la reunión semanal del gobierno catalán FOTO: Andreu Dalmau EFE

Dejar o no la silla de Cataluña vacía en la Conferencia de Presidentes que se celebrará este fin de semana en la isla canaria de La Palma. El Govern de Pere Aragonès recula y abre la puerta a poder participar si en el cónclave se aborda la guerra en Ucrania.

“Si hay conocimiento de que la reunión será útil y práctica, que se abordará con profundidad el conflicto en Ucrania, si se tiene conocimiento de que debe abordarse el tema de los refugiados y de las consecuencias a todos nivel, será el momento de valorar si es conveniente asistir”, ha asegurado la portavoz del Ejecutivo, Patrícia Plaja, en rueda de prensa tras la reunión semanal del gabinete.

Eso sí, en el Govern se escudan en que de momento no hay ninguna novedad en el orden del día del encuentro, por lo que el republicano mantiene su voluntad de no asistir.

Sin embargo y a tenor de sus palabras, Aragonès baraja rectificar y levantar el plantón impuesto si se debate el conflicto en Europa tras la invasión rusa. Desde el Govern recuerdan que el propio president acudió a las conferencias telemáticas del Gobierno junto al resto de homólogos autonómicos en los peores momentos de la pandemia y cuando en el orden del día se debatían las medidas antiCovid, una circunstancia que esgrimen para el caso de Ucrania.

En la Generalitat, además, reclaman que se hable “con profundidad” de las diversas consecuencias de la guerra de Ucrania, tales como la mencionada llegada de refugiados y la escalada del precio de la energía. De hecho, el Ejecutivo de Pere Aragonès ha tomado una posición muy proactiva ante el conflicto y enseguida ha puesto en marcha varios comités de seguimiento e iniciativas sociales para la acogida, por lo que resultaría difícil explicar su ausencia en la Conferencia de Presidentes en pleno conflicto bélico.

De hecho, este mismo martes la Generalitat ha redoblado sus peticiones a la Moncloa. Y es que la consejera de Igualdad y Feminismos de la Generalitat, Tània Verge, ha explicado que Cataluña prevé poner a disposición al menos 2.000 plazas de acogida residencial, más allá de los “macrocentros” que instalará el Gobierno central, aunque ha avisado de que este número de plazas se irán adaptando en función de cuantas personas refugiadas lleguen de Ucrania.

Ha apuntado que en el centro que prevé instalar el Gobierno en Barcelona habrá unas 400 plazas de acogida pero ha acusado al Ejecutivo de Pedro Sánchez de haberlo anunciado antes a los medios de comunicación que a los ayuntamientos y a los gobiernos autonómicos afectados.

“El Estado todavía nos tiene que dar los detalles”, ha criticado, y ha sostenido que además de estos grandes centros que instalará el Gobierno, la Generalitat ha impulsado su propio plan de contingencia en coordinación con los ayuntamientos.