Un virus modificado para luchar contra el cáncer

El nuevo tratamiento está en ensayos clínicos, y actúa contra un tipo de melanoma inoperable

Los virus siempre han tenido mala fama, pero es posible ser adaptados para su uso farmacéutico.
Los virus siempre han tenido mala fama, pero es posible ser adaptados para su uso farmacéutico.Pixabay

La reciente pandemia del coronavirus ha dado mala fama a los virus. Nos situa en un escenario de lucha constante entre nuestro sistema inmune y la alta variabilidad de los irus. Sin embargo, no todos los virus son igual de malos. Incluso podemos aprovecharnos de algunos de ellos. Al igual que la humanidad tiene otros microorganismos cultivados para hacer cerveza o tratar enfermedades, algunos científicos han trabajado en adaptar los virus para lograr una misión concreta: luchar contra el cáncer.

El último avance en esta dirección ha surgido esta semana, con un nuevo ensayo clínico. En él, se usa un virus del resfriado, modificado para combatir un tipo de tumor de piel inoperable. Si el ensayo tiene éxito, podríamos tener una nueva terapia para sumar a la lista de tratamientos oncológicos disponibles en la actualidad.

Una casualidad vírica

La relación entre el cáncer y los virus es más larga de lo que parece. A mediados del siglo XX, los científicos notaron que algunos tumores encogían cuando el paciente se infectaba por determinados virus. Esto es debido a que algunos virus invaden nuestras células durante la fase de división, y esto es lo que hacen las células tumorales la mayor parte del tiempo.

El problema estaba en la combinación de virus y tipos de cáncer. No todos los tumores son igual de sensibles a la invasión vírica, y no todos los virus invaden de la misma manera. Durante el anterior siglo, diferentes equipos de investigación se dedicaron a buscar los mejores tratamientos víricos, aquellos que se pudieran suministrar al paciente, atacaran al tumor, y cuya infección no fuera peligrosa para la salud.

Esta búsqueda llegó a un punto muerto. Se encontraron algunos virus útiles para tratamiento, pero su efectividad era bastante baja. La quimioterapia y la radioterapia, desarrollada durante los mismos años, resultaba ser mucho más efectiva a la hora de erradicar tumores; y el tratamiento vírico cayó en el olvido.

Pero esta línea de investigación resucitó en los últimos veinte años. Con el cambio de siglo, se crearon herramientas genéticas como CRIPSR, que permiten modificar el material genético y crear virus a la carta. Ya no era necesario depender de los virus generados por la naturaleza, sino que podíamos buscar nuevas opciones, y adaptar los virus para la lucha contra el cáncer. Por ejemplo, cambiando su sistema de invasión para que se unan a proteínas solo presentes en las células del tumor.

De este modo, en 2015 se aprobó por primera vez en Europa y Estados Unidos el primer virus modificado como tratamiento oncológico. Se trata de un virus del Herpes modificado, diseñado para que pueda atacar al melanoma avanzado inoperable, un tipo de cáncer de piel agresivo y difícil de eliminar mediante cirugía. El tratamiento puede ser encontrado en algunos hospitales, y se inocula al paciente, siendo infectado de manera controlada por el virus, provocando que se reduzca el tamaño del tumor.

Defensa y ataque

Uno de los obstáculos que más han frenado al desarrollo de virus para tratamiento es cómo lidiar con las defensas del cuerpo humano. Cuando un virus entra en el torrente sanguíneo, lógicamente el sistema inmune va a atacarlo. Si tiene éxito, el virus no llega a perdurar lo suficiente como para poder atacar el tumor. Además, como estos virus son versiones modificadas de virus habituales en resfriados, y puede que el paciente ya sea inmune al mismo. Para evitarlo, muchas de estas terapias se combinan con inmunosupresores, que disminuyen la respuesta inmune de manera temporal.

Pero el sistema inmune de los pacientes también puede ser algo beneficioso, y no conviene eliminarlo del todo. Si el virus llega a tener éxito en invadir las células tumorales, los restos de células destruidas por el virus pueden ser reconocidas por el sistema inmune, llegando a un punto en el cual las defensas del cuerpo pueden atacar al propio tumor y colaborar en su destrucción.

El estudio más reciente con virus contra el cáncer acaba de entrar en fase I, y promete ser capaz de tratar a los pacientes con cáncer con melanoma avanzado, de una manera más efectiva del tratamiento actual.

Se trata de una modificación del virus de Coxsackie, el que provoca en niños la enfermedad de “mano, pie boca” y que es asintomático en adultos. Esta versión modificada puede reducir el tamaño del melanoma, pero su auténtica ventaja es cuando se combina con otro medicamento llamado pembrolizumbab, usado en inmunoterapia tumoral. Según los ensayos previos en animales, el virus modificado debilita a las células tumorales y las vuelve más sensibles al pembrolizumab, favoreciendo que las defensas del cuerpo puedan destruirlas.

En la inmunoterapia, los anticuerpos atacan a las células tumorales, reduciendo el tamaño del tumor.
En la inmunoterapia, los anticuerpos atacan a las células tumorales, reduciendo el tamaño del tumor.

Los resultados preliminares de la fase I muestran que el tratamiento puede ser llevado a cabo de manera segura en los pacientes. Si esto se confirma y su eficacia mejora en las siguientes fases del ensayo, podremos tener un nuevo tratamiento oncológico. Uno que usa a los virus, pero a nuestro favor.

QUE NO TE LA CUELEN:

  • Los tratamientos víricos tienen sus puntos débiles, especialmente relativos a la inmunidad. Si un paciente tiene alguna enfermedad adicional, añadir una nueva infección a su organismo puede no ser una buena idea. Así mismo, reducir la respuesta inmune en un paciente solo puede ser realizado en determinados pacientes y tumores.
  • Este nuevo tratamiento está en fase I, una fase del ensayo clínico dedicada a averiguar si el tratamiento es suficientemente seguro para ser utilizado. Si tiene éxito, pasará a las siguientes fases, donde se comprobará su eficacia en la reducción del tumor y lo comparará con los tratamientos siguientes.

REFERENCIAS: