Clint Eastwood: “Prejuzgamos cada vez más y eso tiene terribles consecuencias”

El director, al borde de los 90 años, vuelve a tirar de material real para su cinta número 38: el trágico caso del héroe que descubrió una bomba en Atlanta 96 y acabó siendo sospechoso

Clint Eastwood dirige a Olivia Wilde durante el rodaje de «Richard Jewell»

En mayo de este año cumple 90 años y sigue tan campante dirigiendo películas con la misma vitalidad y ganas que un «millennial». En esta ocasión, Clint Eastwood nos presenta «Richard Jewel», una cinta donde relata la historia basada en hechos reales de un guardia de seguridad que salvó miles de vidas en un atentado con bomba en los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996. El repentino héroe pasa a ser sospechoso tras un artículo publicado en un periódico local, y el FBI empieza a investigarlo con métodos un tanto cuestionables. El filme está protagonizado por Paul Walter Hauser en el papel de Richard, Kathy Bates como su madre, Jon Hamm, como agente del FBI y Olivia Wilde como la periodista Kathy Schruggs.

–¿Qué recuerdo tiene del incidente de Atlanta?

–Lo cierto es que lo recordaba pero de forma muy vaga antes de ponerme con esta película. Sí recuerdo el momento en el que se dio la noticia de que un guardia jurado había encontrado la bomba, y que pasó de ser un héroe a sospechoso. Sin embargo, no me acordaba de los detalles y de lo que realmente había pasado. Cuando leí el artículo y me pasaron el guión, me pareció que era un tema muy relevante y me picó mucho la curiosidad.

–¿Por qué pensó que podía ser relevante rescatar este caso en la actualidad?

–Porque existe una tendencia a prejuzgar a la gente de forma muy rápida y considero que es algo que hacemos cada vez con más frecuencia y no se piensa en las terribles consecuencias que esta mala costumbre puede acarrear.

–¿Esa tendencia va a peor?

–Es algo que me parece muy preocupante hoy en día. La historia de un chico corriente al que de repente se le acusa de algo sin realmente seguir las diligencias pertinentes. Era un evento muy importante y había que buscar a un culpable y se cebaron con este pobre chico que es muy vulnerable e inocente.

–Sin duda la peripecia de Richard Jewell lo hace un personaje interesante.

–Era un joven obsesionado con convertirse en policía y con el cumplimiento de la ley. Había llegado a convertirse en guardia de seguridad, que no era exactamente lo que había soñado, pero al menos era algo un tanto similar. A pesar de no ser policía, debido a su meticulosidad ejerciendo su trabajo, fue capaz de ser el único de toda la seguridad que ese día había desplegada en descubrir la bomba. Tenía una gran intuición, el resto pensó que en un principio estaba diciendo tonterías. Era él contra el mundo defendiendo una teoría que nadie parecía creer. De repente, ven que tiene razón y se convierte en héroe.

–Sin embargo, cae en desgracia al poco tiempo. ¿Ve su caso con tintes políticos?

–Es muy triste, una verdadera tragedia. No lo veo como una historia política sino más bien humana. David contra Goliath.

–¿Considera que los medios de comunicación a veces se apresuran en dar las noticias en primicia?

–Sí, en ocasiones hay demasiada prisa debido a la gran competitividad que existe. Y ser el primero a veces provoca consecuencias como ésta.

–Jewell murió hace a causa de la diabetes. Pero usted tuvo la oportunidad de conocer a su madre, ¿cierto?

–Sí, tanto a ella como al abogado de Richard. Fue un encuentro muy fructífero. Quería que ambos conocieran a Paul Walter (que da vida a Jewell). Pasamos un día entero juntos.

–¿Cree que mantienen resentimiento?

–No lo creo. De hecho están muy contentos de que hiciéramos el filme porque es un tributo a Richard.

–Esta es su película número 38. ¿Qué es lo que le da más satisfacción de su trabajo tras tantos años de carrera?

–Rodar una escena y que salga exactamente como la anticipo.

–¿Qué le gustaría que el público sacase en claro tras ver el filme?

–Que vean cómo una tragedia de este calibre se puede salir de madre y la gente puede sufrir consecuencias muy duras.

–¿Por qué eligió al actor Paul Walter Hauser para interpretar a Richard Jewell?

–Lo tenía claro desde un principio. Era nuestra única opción. También era una buena oportunidad para él de protagonizar un filme, y sinceramente creo que ha hecho un trabajo fantástico. Le dedicó tiempo a estudiar el personaje real y empaparse de todo lo que se sabía de él. Pienso que lo ha clavado. Estoy muy orgulloso de su trabajo.

–¿Cómo ha sido dirigirle?

–La mayor parte del trabajo de dirección lo empezamos sin él. Yo le pasé todo el material y le presenté a Watson Bryant, que fue el abogado en la vida real de Jewell. Paul pasó mucho tiempo con él así como con la madre de Richard. También le pasamos muchos vídeos para que se empapara del personaje y además pilló el acento a la perfección. Si los comparas sin verles la cara no los diferencias prácticamente en la forma de hablar.

–Sam Rockwell, más conocido en el cine, da vida a Watson, el abogado de Jewell.

–Sam es un actor con un talento increíble. Me gusta mucho y consideré que podía captar la esencia de Watson muy bien. Estoy muy contento con lo que pudo aportar en todas y cada una de las escenas que rodamos juntos.

–Finalmente, Olivia Wilde interpreta a la periodista Kathy Scruggs. ¿Qué era lo más importante para usted de este personaje?

–Es fascinante, puedes ver que es una tía muy dura, siempre adelantándose a la noticia en cuanto a su trabajo de investigación. Cuando Olivia leyó el guión pensó que le daría la oportunidad de hacer cosas muy diferentes con su papel.

Un arranque a medio gas

Clint Eastwood es uno de esos directores prolíficos y de larga trayectoria de quienes se espera casi de manera religiosa un filme cada año. Y se le espera con ganas, pues no suele defraudar a sus fieles. Sin embargo, el camino de «Richard Jewell» no ha arrancado del todo bien en Estados Unidos. A pesar de las buenas críticas, el filme no ha recibido una buena acogida por parte del público. De hecho es el filme de Eastwood como director que menos dinero ha recaudado en su primer fin de semana, menos de 5 millones de dólares. No obstante, varias de sus películas han funcionado más a medio y largo plazo que en el estreno. De momento, eso sí, Kathy Bates (en la imagen) ha conseguido una nominación a los Globos de Oro por su interpretación de la madre de Jewell.