Casi el 20 por ciento de los valencianos se considera adicto al móvil

El 60 por ciento reconoce que mirar su teléfono es lo primero y lo último que hace cada día

Seis de cada 10 valencianos reconocen que lo primero y lo último que hacen cada día es mirar su teléfono móvil, es decir, el 60 por ciento de la población entre 18 y 65 años. Estos datos se desprenden de la VI Edición del Estudio sobre Adicción al Móvil elaborado por Rastreator, que analiza el comportamiento de los españoles frente al teléfono móvil.

Estas cifras tienen como consecuencia que, en la actualidad, cerca de 950.000 valencianos se consideran adictos al móvil (el 19 por ciento de la población entre 18 y 65 años). De hecho, esta alta dependencia del Smartphone es un tema que preocupa a muchos valencianos tanto que el 29% por ciento afirma que le gustaría reducir el uso que hace de este dispositivo pero no sabe cómo y a un 49 por ciento le preocupa el uso tan intensivo que hacen sus familiares y amigos.

En cuanto al tipo de actividad que se realiza con los smartphones, el uso más extendido es el de realizar llamadas telefónicas (20 por ciento), seguido de consultar las redes sociales (16 por ciento) o usar el correo electrónico (13 por ciento).

Estas cifras evidencian que en nuestro país existe una dependencia creciente de los dispositivos móviles que, en algunos casos, puede derivar en problemas graves como la adicción. Durante el periodo de vacaciones, con un mayor espacio para el ocio, este riesgo se eleva.

En cuanto a cuáles son las redes sociales en las que más tiempo invierten los valencianos se encuentra en primer lugar la app de mensajería instantánea WhatsApp (89 por ciento) seguida de Facebook (41por ciento) e Instagram (26 por ciento).

Consejos para no caer en la adicción al móvil
1. Conócete a ti mismo. La inseguridad, falta de confianza en nosotros mismos, vulnerabilidad emocional o la necesidad excesiva de aprobación por los otros pueden hacernos más propensos a hacer un uso abusivo del móvil. Conocer estar características y saber cómo influyen en nuestro comportamiento es el primer paso para recuperar el control.
2. Revisa el tiempo invertido. Observa en tu propio dispositivo el tiempo invertido al día que haces en el móvil y en qué funcionalidad. Establece períodos específicos para revisar el móvil y momentos y actividades en los que el móvil sea prescindible. No te centres solo en lo que no debes hacer, sino en qué vas a invertir tu tiempo en vez de mirar el móvil.
3. Conoce los desencadenantes Hay situaciones externas (sociales) o internas (estrés, el confinamiento, aburrimiento...) que desencadenan nuestro comportamiento, hábitos tóxicos que nos hacen estar pendientes del móvil sin ser necesario. Un eslabón inicial puede disparar el siguiente, por lo que el autocontrol es mucho más fácil en los eslabones iniciales.
4. Aplica la racionalidad A veces el uso del móvil obedece a patrones irracionales de pensamiento como el miedo a perderse algo o a quedarse fuera (FOMO). En estos casos es importante reanalizar nuestra forma de pensar e interpretar la realidad, tratando de hacerla más racional, autónoma y menos dramática.