La Comunitat Valenciana ordena el cierre de la hostelería y pide el toque de queda a las 20 horas

Los comercios bajarán la persiana a las seis de la tarde y se cierran gimnasios e instalaciones deportivas

El president de la Generalitat, Ximo Puig, preside la reunión de la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la COVID-19.EFE/ Manuel Bruque
El president de la Generalitat, Ximo Puig, preside la reunión de la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la COVID-19.EFE/ Manuel BruqueManuel BruqueEFE

La hostelería, las salas de juego y los centros deportivos y gimnasios permanecerán cerrados desde el próximo jueves y, al menos, durante los próximos 14 días. Además los comercios de productos no esenciales tendrán que bajar la persiana a las seis de la tarde.

Sí está permitido el servicio de comida para llevar, tanto en el local como con repartidor, y permanecerán abiertas las cafeterías y restaurantes de los hoteles o centros sanitarios solo para los clientes o profesionales.

Se cierran también los centros recreativos de mayores, hogares de jubilados, jóvenes y centros de ocio juvenil y los locales de actividades festeras. En las residencias de estudiantes se establece un aforo del 30 por ciento en los espacios comunes y se prohíben las visitas.

Estas son las principales medidas anunciadas este martes por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que tienen como objetivo contener el avance de la covid.

Además, el jefe del Consell pedirá mañana miércoles que se modifique el decreto que regula el Estado de Alarma para tener la capacidad legal de adelantar el toque de queda a las ocho de la tarde. No obstante, ha rechazado que sea absolutamente necesario solicitar el confinamiento domiciliario apoyando así la postura que defiende el Gobierno central.

Argumenta que tiene «consecuencias muy graves a nivel físico y psicológico», que genera desigualdades y que la ciudadanía está agotada. Defendió que aunque los datos de hospitalizaciones son peores, la situación no es la misma que en abril porque entonces no había mascarillas. «Ahora hay estadios intermedios antes del confinamiento total».

Puig pidió a los valencianos que se autoconfinen y que sean lo más prudentes posible. «El virus está matando más que nunca y se están expandiendo de manera extraordinaria. Tenemos que cortar de manera drástica los contactos sociales» y ha insistido en que los domicilios no pueden convertirse en bares.

Ha remarcado también en que todas las medidas tienen un coste, que hay que valorarlas y que se toman justo en este momento porque no se ha logrado contener la pandemia. «Nunca quisimos salvar la Navidad. Fuimos de las comunidades más restrictivas».

Puig ha comparecido tras la reunión de la Mesa Interdepartamental que duró casi dos horas. Las decisiones cuentan con el apoyo de todo el Gobierno valenciano, a pesar de no ser tan restrictivas como las solicitadas por Compromís y Podem.

Los primeros pedían el cierre de todo servicio no esencial y Podem un confinamiento domiciliario durante 14 días.

Por tanto, puede entenderse que los tres socios del Botànic dan por válidas estas medidas que se suman a las ya adoptadas el pasado 5 de enero y que prohíben las reuniones de más de seis personas o la entrada y salida de la Comunitat. Lo único que decae es el confinamiento perimetral de los 29 municipios.