Advierten de la “sexnología” como nuevo objetivo de los ciberdelincuentes

Los juguetes sexuales proporcionan información muy sensible que los atacantes usan para extorsionar a las víctimas

Imagen de un juguete sexual en remoto
Imagen de un juguete sexual en remotowe conect

La información que registran los juguetes sexuales conectados a Internet, conocida como la “sexnología”, deja en alta vulnerabilidad a sus usuarios que es aprovechada por los ciberdelincuentes, que acceden a imágenes muy personales u horarios y hábitos íntimos y lo utilizan para extorsionar a las víctimas.

Así lo advierten los expertos de la empresa especializada en ciberseguridad S2 Grupo, que aseguran que la “sexnología” (sexo+tecnología) es uno de los nuevos objetivos de los ciberdelincuentes y recomiendan seguir las mismas precauciones que con cualquier otro dispositivo conectado a la red, como contraseñas robustas y actualizarlas periódicamente.

S2 Grupo, con motivo de la celebración el próximo lunes 17 de mayo del Día Mundial de Internet, informa en un comunicado de que en el último año el sector de la “sexnología” -juguetes sexuales conectados a Internet- ha experimentado un incremento notable que ha ido acompañado de un aumento de sus ciberriesgos y se ha convertido en uno de los nuevos objetivos de los ciberdelincuentes.

”Como toda tecnología, ésta también se ha convertido en nuevo blanco de los delincuentes en la red por lo que es muy importante utilizarla de una forma cibersegura porque si no se gestiona adecuadamente las consecuencias pueden llegar a ser muy graves”, advierte el socio-director de S2 Grupo, José Rosell.

Pone como ejemplo el caso del hackeo de un dispositivo conectado tipo cinturón de castidad en el que el atacante bloqueó el sistema de apertura y pidió un rescate a las víctimas en forma de bitcoins.

”Cualquier aparato que se conecta a Internet conlleva un riesgo, pero en el caso de la sexnología el riesgo es extremo”, añade Miguel A. Juan, socio-director de S2 Grupo.

Los expertos de esta empresa señalan algunos de los principales ciberpeligros de los juguetes sexnológicos, como el hecho de que sus fabricantes no tienen en cuenta la seguridad informática del aparato en su proceso de creación.

”Únicamente se atiende a la funcionalidad, aspecto y coste reducido y es común su fabricación masiva en China sin atender normas de seguridad o privacidad para proteger el aparato y la información que almacene”, explican.

Su uso, advierten, proporciona información a los ciberdelincuentes muy sensible como pueden ser hábitos sexuales, lugares, horarios, imágenes, conversaciones o, incluso, si se detecta infidelidad.

Indican asimismo que los usuarios lo ven como un juguete inofensivo, lo que hace que no tomen las mismas precauciones de ciberseguridad que con un ordenador, con errores como el uso de contraseñas blandas o no actualizar el sistema.

”Los ciberdelincuentes saben que es un camino más para lucrarse y lo están utilizando. Por eso, intentarán sacarle el mayor partido a cualquier tipo de vulnerabilidad en el aparato, en la cuenta de la persona, en los servidores o en la aplicación que lo gestione”, explica Miguel A. Juan.

”Lograr acceder al tipo de información que registra la sexnología, los hace pasar al chantaje rápidamente porque saben que muchas víctimas van a preferir pagar que verse expuestos públicamente”, añade José Rosell.

Desde S2 Grupo recomiendan el uso de contraseñas únicas y robustas, proteger el acceso a la red Wifi de casa con una buena contraseña y confirmar que no haya nadie más utilizándola, nunca utilizar estos dispositivos con redes Wifi públicas, informarse de la seriedad del fabricante y de su compromiso con la fabricación de cibersegura de sus productos y actualizar periódicamente el dispositivo.