El acusado de matar a Wafaa, bajo control de riesgo de suicidio

La prisión le adjudica un preso de acompañamiento para garantizar la seguridad del reo

David S.O., sospechoso del asesinato de la joven Wafaa Sebbah, desaparecida en noviembre de 2019 en Carcaixent, es conducido por agentes de la Guardia Civil
David S.O., sospechoso del asesinato de la joven Wafaa Sebbah, desaparecida en noviembre de 2019 en Carcaixent, es conducido por agentes de la Guardia CivilBiel AliñoEFE

La prisión de Picassent ha puesto bajo control especial a David S.O., el hombre de 30 años acusado del asesinato de la joven Wafaa Sebbahe y que está en prisión preventiva después de que el cuerpo de la víctima fuera hallado el pasado 17 de junio en una finca de la localidad de Carcaixent (Valencia).

A partir de su ingreso en prisión, las autoridades penitenciarias han puesto en marcha el protocolo habitual en estos casos, que busca prevenir eventuales suicidios y, en términos generales, garantizar la seguridad del preso, también en cuanto a posibles agresiones de otros internos, algo que las fuentes penitenciarias consultadas consideran en todo caso poco probable.

El protocolo consiste fundamentalmente en establecer el acompañamiento al preso por parte de otro interno, formado en esta labor, y someterlo a control especial por parte de los funcionarios de Picassent. El detenido deberá pasar además la cuarentena prevista para evitar los contagios por COVID 19. Durante todo este proceso se le irá evaluando para valorar los riesgos que puedan existir.

La prisión provisional, comunicada y sin fianza del acusado fue acordada por la juez de guardia de Alzira el pasado día 19. El cuerpo de Wafaa, desaparecida en noviembre de 2019, fue hallado en un pozo situado en la citada finca, vinculada a la familia del reo, después de que David S. O. confesara el crimen.

A esta finca acudirán mañana, acompañados por el letrado judicial o por la misma juez, los agentes de la Guardia Civil que investigan el caso. Unidades del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), los buzos de la Guardia Civil, y de los Grupos de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM), participarán en el drenado del pozo en busca de cualquier indicio que pueda sumarse al acopio de pruebas que aportarán a la indagación judicial.

El reo no les acompañará, sino que permanecerá en la prisión de Picassent y bajo control especial.