El plan de Cercanías para Valencia de la ministra Sánchez no convence, «se podría haber ahorrado el viaje»

Compromís vuelve a unirse a la oposición para criticar la gestión de Sánchez junto a la que reclaman inversiones reales

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, 
a su llegada a una reunión al Palau de la Generalitat
La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, a su llegada a una reunión al Palau de la Generalitat FOTO: Jorge Gil Europa Press

No es solo cosa de la oposición. Compromís tampoco cree que las medidas presentadas el miércoles en Valencia por la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, para mejorar el servicio de Cercanías en la Comunitat Valenciana vayan a ser efectivas. «Se podría haber ahorrado el viaje», sentenció ayer la síndica de Compromís, Papi Robles. «Que anuncie que va a reorganizar a los maquinistas o que diga que se va a informar sobre las cancelaciones, no nos sirve». Insisten en que en el encuentro se debería haber hablado sobre la ejecución de las inversiones previstas en los Presupuestos de 2022. «El problema es que nuestras Cercanías son las peor financiadas de toda España. No se puede hablar de un problema tan grave sin poner dinero encima de la mesa».

Tanto PP como Ciudadanos se mostraron también muy críticos con esta cuestión.

El presidente del PPCV, Carlos Mazón, remarcó que la actitud de la ministra de Transportes confirma el «ninguneo» con el que el Gobierno de Pedro Sánchez trata a los valencianos. Considera que las medidas no aportan soluciones inmediatas y criticó que no haya habido la previsión necesaria para sustituir a los maquinistas que se iban jubilando.

En la misma línea, la portavoz adjunta de Ciudadanos, Mamen Peris, criticó que la ministra de Transportes haya tratado de burlarse de los valencianos haciendo pasar por nuevas unas medidas que ya se están aplicando. «Lo único que puede mejorar el servicio de Cercanías es inversión que haga posible aumentar las frecuencias de paso y un aumento de la plantilla».

Por su parte, el grupo parlamentario de Unides Podem-EU en Les Corts exigió conocer el informe semanal del “centinela” del servicio de Cercanías anunciado por la ministra de Transportes en València para “fiscalizar la mejora” de una red por cuyas deficiencias Raquel Sánchez pidió perdón públicamente.

En una línea similar se pronunció el conseller de Movilidad, Arcadi España, solicitó tiempo para comprobar si las mejoras surten efecto e hizo hincapié en que Sánchez pidió disculpas a los usuarios por la calidad del servicio.

Medidas de choque

La ministra Sánchez se comprometió a recuperar los servicios que se anularon con motivo de la pandemia de manera progresiva antes del mes de junio. Del mismo modo, avanzó que este mes de enero se recuperará el 90 por ciento de las frecuencias del servicio afectadas por incendio de Massalfassar.

Como medidas para compensar los retrasos, aseguró que habrá más autobuses para suplir las cancelaciones y se rebajará del 35 por ciento el precio de los abonos durante el primer trimestre de este año. La reducción se aplicará a partir del 20 de enero, pero con efecto retroactivo desde principios de año en el abono mensual, el abono mensual ilimitado y en la tarjeta «Studios». Además, se mantiene el servicio devolución «Xpress» por el que ya se indemniza a los ciudadanos con un nuevo billete en caso de cancelación o retraso superior a 15 minutos.

La ministra también ha asegurado que habrá mejoras en la información que llega a los usuarios. Se harán campañas en medios de comunicación locales, se mejorará la megafonía y la iluminación en las estaciones y ha contratado a 65 personas que ofrecerán datos actualizados del servicio en 35 estaciones, tanto en días laborables como en festivos.