La Asociación Valenciana de Pediatría se enfrenta a la Generalitat, “el protocolo covid de Educación es una barbaridad”

Exige retomar los cribados masivos y las cuarentenas para los grupos no vacunados, “el criterio que han seguido es económico, no sanitario”

Personal sanitario vacuna a un menor de 12 años en el CEIP Soler i Godes
Personal sanitario vacuna a un menor de 12 años en el CEIP Soler i Godes FOTO: Domenech Castelló EFE

En los últimos siete días la Conselleria de Sanidad ha confirmado una media de 20.000 casos al día. Sin embargo, el curso escolar se retomó el 10 de enero con un protocolo que no prevé ni el cribado de los grupos en los que se haya detectado un positivo- ni siquiera en los de las clases que no llevan mascarilla- ni el confinamiento del grupo hasta que se hayan detectado cinco contagios o el 20 por ciento de la clase.

«Es un barbaridad. Cuando se confirman los cinco casos ya está más de la mitad de la clase contagiada», asegura la presidenta de la Asociación Valenciana de Pediatría (ASV), Eva Suárez, que exige recuperar protocolo anterior que sí ordenaba PCR a todo el grupo burbuja tras confirmarse un positivo. Desautoriza, por tanto, las afirmaciones de la consellera de Sanidad, Ana Barceló, el pasado martes en Les Corts, que aseguró que el cribado masivo en los colegios estaba desaconsejado. “También lo estaban las mascarillas al principio de la pandemia y ahora ocurre con los PCR”, justo en un momento con una incidencia jamás vista hasta el momento.

Realiza la reivindicación sin ninguna esperanza de ser escuchada. «La Conselleria de Sanidad no nos ha pedido opinión y tampoco hemos visto el plan de Atención Primaria». Suárez, que también es vocal del Colegio de Médicos de Castellón ha leído en la prensa que Barceló ha dicho que el documento está consensuado con los profesionales. «Es una mentira tras otra, se han ido poniendo parches que se venden como un logro. Es tener muy poca vergüenza».

La presidenta de la Asociación Valenciana de Pediatría (AVS), Eva Suárez
La presidenta de la Asociación Valenciana de Pediatría (AVS), Eva Suárez FOTO: La Razón La Razón

El cambio del protocolo covid en los colegios ha sido la última sorpresa que se han llevado. Mientras que en Sanidad se ordena a las personas que han sido contactos estrechos de un contagiado guardar una cuarentena de siete días si no están vacunados con la pauta completa (es decir, como todos los niños de menos de doce años), en el de Educación se les permite continuar asistiendo a clase si no presentan síntomas. «Es contradictorio. Un error garrafal».

«Nos encontramos con niños que dan positivo a los siete días del contagio». Los test se los hacen las familias por precaución porque no hay directriz que les obligue. Insiste, además, que ahora a ellos se les han limitado estas pruebas.

El mayor peligro se produce en las clases de Infantil, puesto que los niños menores de seis años no tienen que llevar mascarilla. La variante ómicron tiene un alto nivel de transmisión, «es una barbaridad poner este protocolo en este momento» y remarca que, aunque los niños pasen bien la covid pueden contagiarlo.

Por tanto, su recomendación es que, «a quien puede permitírselo», no lleve a sus hijos al colegio si ha habido un positivo en su clase. «Es sentido común». El problema que se genera es el de conciliación. «No es una cuestión sanitaria, es económica y la deben resolver los políticos, que no han sido capaces de hacer nada en dos años de pandemia por las familias con niños menores. A lo mejor habría que plantarse ya».

La presidenta de la ASV hace referencia a que, ni siquiera cuando un niño da positivo, los padres tienen derecho a baja laboral. «Lo que deben hacer es salir y decirlo claramente. Ahora prima la economía, pero no vendas que la situación sanitaria es mejor porque no lo es”.

Además de los cribados masivos, reclama restringir el movimiento de la población. «Los sanitarios estamos súper agobiados porque no hay forma de trabajar con las listas de espera que tenemos y luego todo vale. Si en el cole hacen grandes esfuerzos y luego se van al parque de bolas, ¿para qué sirve? Muchos lo hacen bien y otros mal. Solo sirven las restricciones”.

“Todos los esfuerzos al covid”

Advierte además de las consecuencias que tiene en la detección de enfermedades. «Nunca me perdonaría si por estas circunstancias no detecto una enfermedad grave en un niño. ¿Tengo que vivir con esto? No sé si no lo saben, no lo ven o les da igual. Es muy triste”.

Insiste en que se están dedicando el 95 por ciento de los esfuerzos en una infección que “dicen que es banal. No tiene ni pies ni cabeza” y recuerda que hay pacientes crónicos sin revisiones. Por tanto, se pregunta quién va a hacerse responsable de que haya gente que se muera de una enfermedad que hace dos años no hubiera sido mortal. “Todo porque la que tengamos arriba sea una inútil. Me gustaría que la consellera lo explicara”. Con estos argumentos exige su dimisión y la del presidente de la Generalitat, Ximo Puig. “Sus empleados están dando el callo y la pandemia cambia según le convenga a la economía”.