Ximo Puig pone la mano en el fuego por Mónica Oltra: “Confío absolutamente en la vicepresidenta”

La Generalitat pasa al ataque y saca a la luz un caso de abusos de la época del PP

La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, junto al presidente, Ximo Puig, durante el pleno de Les Corts
La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, junto al presidente, Ximo Puig, durante el pleno de Les Corts FOTO: Manuel Bruque EFE

El «caso Oltra», como lo denomina la oposición, impregna cada debate político que se desarrolla en la Comunitat Valenciana. La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, es desde hace meses el centro de todas críticas, el lugar al que apunta la oposición para desgastar no solo a la líder de Compromís, sino a todo el Gobierno valenciano.

Durante la sesión de control de hoy al jefe del Consell, Ximo Puig, la oposición ha vuelto a pedir su destitución por la gestión que su Conselleria hizo tras la denuncia de abusos sexuales que realizó una menor tutelada y por el que fue condenado a cinco años de prisión el entonces marido de Oltra, Luis Ramírez.

Nunca hasta el momento el presidente había sido tan contundente en defenderla. Y nunca la vicepresidenta había tenido que hacer frente a una situación tan complicada. En este contexto, cuando un juez ha citado ya a declarar a 13 funcionarios de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, y cuando cuestiona el motivo por el que la última en ser protegida fue la víctima, el presidente Puig ha dado la mayor muestra de apoyo a la líder de Compromís. «El asunto de los menores está judicializado, confío absolutamente en la Justicia, en la vicepresidenta y en los funcionarios de la Generalitat».

Para la síndica del grupo popular en Les Corts, María José Catalá, Puig hace esta defendesa porque «está atado de pies y manos a Oltra». Se preguntó si ambos han llegado a un pacto de no agresión o «si es sólo por mantenerse en el sillón».

Catalá ha insistido en que la número dos de la Generalitat es la responsable directa de una instrucción paralela «para desacreditar a una menor víctima de abusos».

Lo que quizás no esperaba el PP es que el Gobierno valenciano tenían preparado también dos cuestiones para defenderse de estos ataques.

El presidente ha dicho en la tribuna que la Comisión Europea había archivado la queja que el PP había presentado sobre la gestión de los centros de menores.

El anuncio ha dejado perpleja a la bancada popular que se apresuró en comprobar qué había de cierto en esta información. Catalá ha desmontado, media hora más tarde, este titular que incluso matizaban desde la Generalitat.

«El presidente miente de forma vil. No se ha archivado absolutamente nada, lo pueden comprobar ahora mismo».

En realidad, la Comisión Europea ha devuelto este asunto a la Comisión de Peticiones argumentando que solo interviene «en asuntos que afectan a los derechos fundamentales de los estados miembros o al derecho de la propia UE» y no en asuntos individuales. Además, ha iniciado una investigación por una transposición errónea que realizó el Gobierno de Mariano Rajoy.

Ataque directo

El segundo ataque al PP lo ha realizado la vicepresidenta. Respondiendo a una pregunta de la popular Elena Bastidas, le ha cuestionado qué diría si supiese que cuatro menores denunciaron abusos sin que la Conselleria actuase. Al final, se le condena y declara responsable civil directa. «La responsable era la Conselleria de Educación y la consellera era Catalá. Se denunció en 2013, lo sabemos por la denuncia de la Comisión de Peticiones que ustedes han enviado, hasta dónde llega su cinismo».

Oltra desarrolló posteriormente esta acusación. Explicó que en 2009 un niño de seis años denunció que un monitor del colegio había abusado de él, pero la directora no dio credibilidad al caso, por lo que no dio traslado a la Fiscalía, pero sí a la inspección educativa. Años más tarde, en 2013 otra monitora escucha a los niños hablar de este asunto y lo volvió a trasladar a la directora.

La primera denuncia de un padre llega en 2018 y un año más tarde es cuando se produce la condena al hombre y también a la Conselleria de Educación.

El caso salpicó la gestión de Oltra, y esto es lo que el PP lleva a la Comisión de Peticiones, porque la Conselleria de Igualdad se le concede en 2016, ya con el «Botànic», la tutela de un menor.

Catalá ha insistido en que fue Oltra la que dio la tutela y le sugirió que vaya preparando su defensa por el caso de ex marido, aunque desde Vicepresidencia no niegan que esta sea la última sorpresa para los populares.

Sobre la bandera

La síndica de Ciudadanos (Cs) en Les Corts, Ruth Merino, ha considerado “aberrante, absurdo e incomprensible” que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, siga gobernando con los extremos, partidos que son “un lastre para el crecimiento”, que se “alimentan del odio”, que creen que “la mejor regulación es la prohibición” y “que son felices de seguir en las trincheras”.

En este sentido, ha criticado “la guerra de banderas” de la izquierda en referencia a las declaraciones de la consellera de Transparencia, Rosa Pérez, contra la posibilidad de que se exhiba la bandera española en los centros educativos. Mostrando la bandera española ha defendido que “los símbolos nacionales son de todas y de todos”.