Ximo Puig reclama un “reset territorial” para cerrar el debate sobre la financiación autonómica

El presidente solicita la condonación de la deuda y mecanismos para evitar “dumping fiscal”

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, interviene durante el acto institucional hoy 9 d'Octubre, Día de la Comunitat Valenciana.
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, interviene durante el acto institucional hoy 9 d'Octubre, Día de la Comunitat Valenciana. FOTO: Manuel Bruque EFE

Todos los 9 d’ Octubre no son iguales. Aunque el programa sea siempre el mismo no hace falta más que recordar los de esta última legislatura para corroborar las diferencias. En el de 2019 el Botànic celebraba la euforia de haber vuelto a ganar, en 2020 se tuvo que restringir debido a la pandemia y en 2021 fue la fecha elegida para levantar la mayoría de las restricciones.

El de este domingo fue el primero celebrado con total normalidad desde que la pandemia sacudiera al mundo entero. Sin embargo, no ha sido esta circunstancia la que impregnaba el ambiente.

En los corrillos solo se hablaba de encuestas electorales y de los meses que faltan hasta las elecciones autonómicas y municipales. La conclusión de todos ayer era la misma: hay partido.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha realizado un discurso continuista. Ha reivindicado la financiación autonómica, sin más ni menos exigencias que las que ha mantenido en estos últimos siete años y que, a día de hoy, no han dado resultados.

La Comunitat Valenciana es la segunda en la cola de financiación por habitante. Solo la Región de Murcia recibió menos inversión.

El presidente Puig ha vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de dar un giro al estado de las autonomías. Esta vez no ha hablado de un mayor federalismo, sino que ha pedio ejecutar «un reset territorial para lograr una España polifónica que no ahogue el potencial de ninguna autonomía».

Además, ha reclamado que se acuerde una financiación justa para todos, la condonación de la deuda ligada a la infrafinanciación y se que se pacte una fiscalidad que evite el «dumping» entre regiones, sin nombrar, como hace normalmente a Madrid.

También se ha referido a la celebración del 40 aniversario del Estatut d’Autonomia de la Comunitat Valenciana, que se cumple este año. Ha defendido que el autogobierno democrático ha permitido una «enorme transformación» de la Comunitat, pues ha sido «una palanca de progreso, una garantía de derechos y un instrumento útil para vivir mejor».

Para el futuro, Puig ha apuntado al diálogo social, en el marco del cual ha urgido a alcanzar un pacto de rentas. También se ha referido a la inflación asegurando que el Consell no es indiferente a las graves dificultades que está provocando en familias y empresas. En este punto, ha dicho que apuesta con «responsabilidad llena a ejercer las competencias autonómicas porque la Generalitat está junto a la mayoría social». Otra de las diferencias fue la presencia de la vicepresidenta Aitana Mas. El de 2022 ha sido el primer 9 d’ Octubre sin Mónica Oltra en el Gobierno del Botànic.

La también consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas ha defendido que en estos momentos de crisis se necesitan más recursos para garantizar la justicia social y, para ello, reiteró la exigencia de una financiación justa, pero con solidaridad fiscal. «Como señaló el rey Jaume I, hay que estimar a todo el pueblo y garantizar que los grandes no opriman a los pequeños».

Aunque llegó con casi una hora de retraso, entre el público se encontraba el diputado nacional por Compromís, Joan Baldoví, que en las últimas semanas ha defendido su candidatura a la Presidencia de la Generalitat valenciana sin tener el respaldo de todo el partido.

En este clima electoral, incluso la síndica del tercer partido que conforma el Consell, Pilar Lima de Unides Podem, ha exigido acción al presidente Puig. «Muy bonitas las palabras, pero las palabras no se las puede llevar el viento». La podemita ha confirmado también su intención de presentarse a liderar la candidatura de la ciudad de València.

Falta reivindicación

El presidente del PPCV, Carlos Mazón, ha admitido que había echado en falta «algo más de reivindicación» en el discurso del jefe del Consell, pero optó por no centrarse en la crítica , «no es día».

Los populares se avanzaron al 9 d’ Octubre y presentaron el sábado la Ley de Señas de Identidad que aprobarán si gobiernan en 2023.

Por su parte, la coordinadora autonómica de Ciudadanos (Cs) en la Comunitat Valenciana y miembro del equipo político para la Refundación, María Muñoz, ha señalado que es «hipócrita» que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, pida unidad y pactos cuando «forma parte del Consell más sectario que ha tenido la Comunitat Valenciana».

Vox no acudió al acto institucional celebrado en el Palau de la Generalitat. Desde la formación explicaron que únicamente participan en la procesión cívica y en el Te Deum. Argumentan que no comparten la reivindicación de más autogobierno y solo conmemoran la reconquista de Jaume I.