Compromís aprieta a Ximo Puig para que no bonifique el impuesto de Sucesiones a las empresas, “rompe acuerdos del Botànic”

El presidente defiende la medida frente a sus socios y tendrá que sacarla adelante con la derecha

La portavoz de Compromís, Papi Robles, durante su intervención en la sesión de control de Les Corts Valencianes
La portavoz de Compromís, Papi Robles, durante su intervención en la sesión de control de Les Corts Valencianes FOTO: Kai FORSTERLING EFE

Hoy Compromís se ha pasado a la oposición. La portavoz en Les Corts, Papi Robles, ha pedido al presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, que dé marcha atrás, que rectifique y no siga adelante con la enmienda que ha presentado en solitario a los Presupuestos de la Generalitat para bonificar el impuesto de Sucesiones a las empresas familiares.

La síndica ha utilizado hoy un tono muy crítico, alejado del que suele empleae en estas intervenciones en las que realiza su pregunta durante la sesión de control y suele aprovechar para arremeter con el bloque de la derecha y defender alguna de las políticas del Gobierno valenciano.

Robles ha pasado hoy a la oposición para exigirle al presidente de la Generalitat que corrija ese “gran error” que supondrá “bajar los impuestos a los ricos, que debilita los servicios públicos y que rompe los acuerdos del Botànic”.

Siempre conciliadora, la síndica de Compromís, se ha mostrado convencida de que será posible que esta bonificación de impuestos no se lleve a cabo. Ha tratado, sin éxito, que el presidente Puig, contestase si para él las empresas que facturan más de diez millones de euros también son “clase media empresarial”. “Para nosotros son la tienda de la esquina, la de ultramarinos. Seguro que podemos cambiar esta deriva si reflexionamos”.

El presidente Puig no ha entrado al debate directo, pero ha dejado bien claro que no tiene intención de dar marcha atrás. Ha explicado que esta medida está pensada para facilitar la sucesión de las empresas familiares que, en la Comunitat Valenciana, dan el 85 por ciento de los empleos. “Queremos evitar que sean reabsorbidas por grandes multinacionales. La recaudación que se perderá no llega a 500.000 euros, por lo tanto, no se está poniendo ningún servicio público en peligro. Se trata de atender a una realidad”.

Por su parte, la síndica de Unides Podem, Pilar Lima, ha iniciado su intervención diciéndole al presidente de la Generalitat que está “preocupada” porque la mayoría de los españoles, según se refleja en una encuesta del CIS, está a favor de que se suba los impuestos a los que más tienen. No ha hecho referencia a la bonificación de impuestos, aunque ya se ha mostrado en contra de la medida.

“No se preocupe”, le ha respondido, “en esta Comunitat seguirán pagando impuestos aquellos que más tienen”.

“Con la luz al cuello”

La síndica del PP, María José Catalá, ha denunciado hoy que el Consell de Puig elimina 650.000 euros de ayudas para el fomento del trabajo de los autónomos, mientras que no ejecuta las ayudas previstas.

“Este año se han dejado fuera al 85 por ciento de los autónomos de sus ayudas y se han quedado sin ejecutar 29 millones de euros”.

La síndica popular ha mostrado su satisfacción por la confirmación de que Volkswagen haya confirmado que instalará su gigafactoría en Sagunt. No obstante, ha dicho que no iba a centrar su intervención en las multinacionales, sino en los pequeños empresarios que están “con la luz al cuello” por el aumento de los costes energéticos. “Los tienen abandonados. Los panaderos, los hosteleros, la empresa familiar y los autónomos no pueden soportar esta situación y desde el Consell no han dado ninguna solución. Todo lo contrario: se han subido el sueldo 3.000 euros, han disparado el sector público a 3.900 euros y van a recaudar 2.100 millones más en impuestos. ¿Es eso ayudar a la gente que está con el agua al cuello?”.