Muere la cantante Juliette Gréco, musa existencialista y diva de la cultura francesa

La artista falleció ayer a los 93 años “rodeada de los suyos en su tan amada casa de Ramatuelle”, informó su familia

Hoy la música francesa se ha apagado para un luto inevitable. El mundo del espectáculo ha sufrido una pérdida de una de las cantantes más innovadoras de su historia, de una mujer que supo reinventar la música a través de una luz y un talento inconfundibles.

“Juliette Gréco se ha apagado este miércoles rodeada de los suyos en su tan amada casa de Ramatuelle. Tuvo una vida fuera de lo común”, declaró su familia en un comunicado a la agencia France Presse. “A los 89 años todavía hacía irradiar la canción francesa”, añadían.

La cantante y actriz francesa Juliette Gréco murió ayer a los 93 años, según informan medios de comunicación franceses. Apodada por la Prensa como “la musa de los existencialistas”, ha fallecido tras casi 70 años de carrera musical, algo que se dice pronto, pero que ha dejado todo un legado de éxitos.

Gréco se hizo famosa gracias a canciones como “Si tu t’imagines”, “La Javanaise” y “Déshabillez-moi”, así como participó en películas como “Las raíces del cielo” o “El sol sale para todos”.

Nació el 7 de febrero de 1927 en Montpellier y vivió y convivió con la realidad bohemia del París de la posguerra. De hecho, se convirtió en una de las figuras claves de la época, llegando a relacionarse con escritores y artistas de la talla de Jean-Paul Sartre y Boris Vian. Se casó con el músico y pianista Gérard Jouannest.

La llamaban la musa de Saint-Germain-des-Près, el barrio parisino donde, al final de la Segunda Guerra Mundial, se congregaron todo tipo de intelectuales y artistas. Asimismo, era la musa de los existencialistas, por el grupo de pensadores, encabezado por Sartre y Merleau-Ponty, que daban el tono literario y filosófico a la época, tanto en Francia como en todo el mundo.

En 2015 realizó una gira de despedida bajo el título “Merci!”, aunque tuvo que abandonarla un año después debido a un derrame cerebral y por perder a su única hija, Laurence-Marie.