La Policía alemana obligada a pagar por bailar “Jerusalema”

Warner Music envió cartas de advertencia sobre los derechos de uso de la canción a varias administraciones o empresas germanas

Pantallazo de uno de los momentos del controvertido baile
Pantallazo de uno de los momentos del controvertido baile. YouTube

“Ya no nos dejan ni bailar”, dirán algunos. Y es que en este mundo pandémico en el que, al principio, parecía que se podía volver a creer en el ser humano, la pela sigue siendo la pela. Que se lo digan a la policía alemana de Renania, que se ha visto obligada a pagar los derechos de autor de “Jerusalema”. O, al menos, eso pretende la discográfica, Warner, que le reclama el oportuno montante por atreverse con el “desafío de ‘Jerusalema’”.

Un reto en el que se baila de uno de los hits del momento, en este caso del surafricano Master KG, para nada más que crear buen rollo. Sin embargo, parece que la productora no entiende de amistades si es una de sus canciones la que está de por medio. Más si la melodía se ha viralizado por todo el planeta, recuerden al alcalde de Madrid haciendo sus pinitos estas navidades en plena plaza de cibeles.

Del mismo modo, en Alemania también aceptaron el desafío y amigos, empresas, instituciones y hospitales se apuntaron a la moda de esta oración repleta de positivismo interpretada en zulú por el cantante Nomcebo Zikode.

Así, en Renania del Norte-Westfalia (Alemania occidental), los servicios regionales tuvieron la desagradable sorpresa encontrarse con una factura por los rítmicos escarceos de sus agentes. “Es cierto que el Ministerio del Interior ha resuelto las reclamaciones de Warner Music por varias comisarías como parte del Reto Jerusalén”, aseguró la administración central a los medios alemanes. “Por motivos contractuales” , no se quisieron dar más detalles sobre las cifras reclamadas, calificados de “considerables” por la prensa local.

Según la revista “Focus“, Warner Music envió cartas de advertencia sobre los derechos de uso de la canción a varias administraciones o empresas alemanas. Y, preguntado por la misma revista, uno de los portavoces de Warner Music Alemania se mostró encantado “de que los fans apoyen a Jerusalén “, pero estimó que “si las organizaciones en Alemania utilizan la canción para promocionarse deben obtener una licencia. En estos tiempos difíciles, es más importante que nunca que se pague a los artistas por su música cuando otros la utilizan para aumentar su reputación”, concluyó la discográfica.