Subastan unas joyas de María Antonieta por más de 7 millones de euros

Christie’s vendió ayer a un comprador anónimo unos brazaletes de diamantes que han pertenecido al linaje real desde la muerte de la reina consorte de Francia

Brazalete de diamantes de María Antonieta, recién subastado por 7 millones de euros
Brazalete de diamantes de María Antonieta, recién subastado por 7 millones de euros FOTO: Christie's

Nada podría superar el récord del collar de perlas de María Antonieta, que se subastó en Sotheby’s en 2018 por la friolera de 32 millones de euros. No obstante, al no poder entrar esta venta en ningún tipo de comparación, esto no quiere decir que la que ahora se ha producido no sea sorprendente. Ayer se produjo en Ginebra, de la mano de Christie’s, una nueva subasta relacionada con las joyas de la reina consorte de Francia: dos pulseras de diamantes fueron protagonistas de una puja que culminó con un golpe de martillo de 7 millones de euros (7.459.000 francos suizos), tras haber fijado un precio de salida de entre 2 y 4 millones de euros.

Presentadas en una caja azul con el nombre de María Antonieta grabado, estas pulseras contienen tres hileras con 112 diamantes, que bien podrían utilizarse también en forma de collar. Cada piedra preciosa pesa 97 gramos, e incluyen plata y oro. Si bien la calidad de estos minerales es espectacular, de no haber figurado el nombre de la reina, y así atribuido a su propiedad de manera indiscutible, las pulseras habrían sido vendidas por unos cientos de miles de euros, según los expertos.

María Teresa, hija de la reina María Antonieta, heredó el brazalete subastado en Christie's, que viste en este retrato
María Teresa, hija de la reina María Antonieta, heredó el brazalete subastado en Christie's, que viste en este retrato FOTO: Chateau de Versailles

El comprador, anónimo, se ha hecho, por tanto, con unos brazaletes que María Antonieta legó a su hija María Teresa tras su muerte en 1793. Desde entonces, se han mantenido en el linaje real durante más de 200 años, según apuntan desde Christie’s. En palabras de Jean-Marc Lunel, especialista internacional senior en el departamento de joyería de la casa de subastas, “es milagroso que hayan permanecido juntos e intactos (los diamantes), cuando podrían haberse roto fácilmente, como le ha ocurrido a muchas otras joyas de procedencia real”. Una gran conservación que, añade, “hace a esta pieza particularmente atractiva para los coleccionistas”.

Según el experto, la simetría y el elegante diseño del brazalete debe ser obra de Charles Auguste Boehmer, joyero personal de la reina. “Son tan ligeros y están tan bien hechos que simplemente fluyen en tu muñeca como una tela. Y el corte antiguo imperfecto de los diamantes proporciona un encanto único que no se puede encontrar en aquellos de corte moderno”. “Su ilustre procedencia ofrece un conmovedor vistazo a la historia real europea”, añade Lunel, “el mercado de joyas de procedencia noble y real sigue funcionando muy bien, por lo que podríamos ver su estimación excedida enormemente, como ha sido el caso anteriormente con otros artículos de joyería propiedad de María Antonieta”.