Amor con respiración asistida

“La Respiración”, escrita y dirigida por Alfredo Sanzol, llega al Teatro de La Abadía con un reparto encabezado por Nuria Mencía y Gloria Muñoz

LA RESPIRACIÓN de Alfredo Sanzol en el Teatro de La Abadía
LA RESPIRACIÓN de Alfredo Sanzol en el Teatro de La Abadía

«La Respiración», escrita y dirigida por Alfredo Sanzol, llega al Teatro de La Abadía con un reparto encabezado por Nuria Mencía y Gloria Muñoz

No es autobiográfica, pero la dolorosa experiencia personal de su separación fue el desencadenante que lo puso en acción. “Fue el impulso que me llevó a escribir la historia con el objetivo de curar el primer sentimiento, la soledad”, dice Alfredo Sanzol, autor y director de “La respiración”, que se estrena en el teatro de La Abadía. “Cuando me separé hace un año el dolor era tan grande que no me dejaba respirar, y creo que la falta de aire me tenía en un estado de alucinación. Esta comedia ha sido la manera que he tenido de volver a la realidad. Cada uno tiene su forma de salir y de curarse, no existe una fórmula única”. Nagore –abogada- busca la suya. Lleva un año separada después de quince de relación. No aguanta la soledad y decide volver a vivir con su madre –jueza retirada-, que le aconseja conocer gente nueva, que se deje llevar por la fantasía. “Hay que vaciar el cuerpo y la mente como quien vacía un armario para que entren cosas nuevas”, le dice. Así conoce a un profesor de yoga, a un fisioterapeuta, su hermano, y a un preparador físico, hijo de éste. “Descubre que su madre tiene una historia personal con dos de ellos –explica Sanzol-. Mete así a Nagore en una fantasía de amor, en una aventura en la que acaba aceptando la soledad, pero no como algo negativo. Un viaje emocional y sentimental que la lleva a cambiar su visión del amor y de la pareja”.

“Cuando te enamoras te la juegas –prosigue el autor-, te haces vulnerable hacia el otro, quitas escudos protectores y corres el riesgo de hacerte daño, pero merece la pena porque sin él, no disfrutas. De alguna manera, Nagore es mi alter ego. No porque yo sea así, sino porque tiene algo que a mí me gustaría tener. Si yo fuera chica me gustaría ser ella, no tiene filtros, es un personaje directo, entregado y, por eso, provocador y divertido, porque expresa lo que siente y dice lo que piensa y esto hace que se dé muchos golpes con el resto de los personajes. Ella no se protege”. ¿Es por esto que ha planteado el conflicto en clave de comedia? “Sí, y por el efecto balsámico de humor.

Esta es la mejor manera que conozco para curar mi dolor. Trabajar con él te proporciona una cierta distancia, te aleja del problema”. Por otro lado, “quería que, además de relaciones afectivas, hubiese relaciones familiares, me interesaba mucho contar la trama familiar en un juego de simetrías entre ellos y con diferentes edades: La madre –Maite- y Nagore, el profesor y su hermano, el fisioterapeuta y su hijo y éste a su vez con la novia, una red de relaciones para intentar encontrar un nuevo equilibrio”.

El proceso creativo de la obra ha sido original. “Me apetecía escribir al mismo tiempo que trabajaba con los actores”, declara. Un reparto formado por Nuria Mencía, Gloria Muñoz, Pau Durà, Pietro Olivera, Martiño Rivas y Camila Viyuela. “En septiembre hicimos tres días de talleres que me sirvieron para escribir y en octubre repetimos la experiencia. Al comenzar a ensayar tenía dos tercios de la obra escrita, que se ha completado con la aportación de todos durante los ensayos.

Quería estar con los actores, jugar y después elaborar. Esto me ha servido para dar el tono y el estilo de la función. Hemos compartido vidas, experiencias, deseos, anécdotas... que hacen descubrir unas posibilidades que cuando se escribe solo no se piensan”.

Respirar es algo que hacemos de forma inconsciente, pero determina nuestra existencia. “La respiración es la metáfora del estado de ánimo en que se encuentra la protagonista. Comienza siendo muy alta y agitada y acaba con calma y sosegada. Está muy asociada a la técnica del yoga, a la relajación, y con el cantar, porque, en esta función –concluye Sanzol-, se canta mucho”.

FICHA

Dónde: Teatro de La Abadía

Cuándo: Desde el día 20 de enero al 21 de febrero

Cuánto: Entre 19 y 24 euros