Cultura

Los museos ucranianos se esfuerzan por proteger sus colecciones

La UNESCO llamó a respetar la Convención de La Haya de 1954 para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado.

"Cuadrado negro" (1915) de Kazimir Malevich
"Cuadrado negro" (1915) de Kazimir Malevich

Los trabajadores de los museos de Ucrania se han enfrentado cara a cara con la guerra cuando las fuerzas rusas ingresaron a la capital de Kiev el viernes. Han estado asegurando la colección, incluidas las obras de Kazimir Malevich y Alexander Bogomazov, quienes nacieron en Ucrania. Olesia Ostrovska-Liuta, directora general del Complejo de Museos, Artes y Cultura Nacional del Arsenal Mystetskyi, describió el giro que había tomado su vida a las pocas horas del discurso televisado de Vladimir Putin el 24 de febrero anunciando la invasión rusa.

En el museo, “hizo un plan para enviar una carta de apelación a nuestros socios internacionales”. Después de que se puso en marcha un plan de seguridad lugar, Ostrovska-Liut fue a su casa y “revisó la carta de apelación”, luego “había una advertencia de defensa aérea”. Entonces se mudó a un refugio antiaéreo; “también hay un refugio en el Arsenal”, agregó.

En su llamamiento, el museo Arsenal dijo que “con estas acciones horribles y repugnantes contra Ucrania”, Rusia está librando una guerra tanto “contra la existencia misma del estado ucraniano como contra todos los estados democráticos, todo el mundo civilizado. La invasión tiene el potencial de volverse más grande e incluso más mortal que cualquier cosa que hayamos visto desde la Segunda Guerra Mundial”.

El museo pidió a la comunidad internacional que “comparta públicamente cualquier historia exitosa de cooperación con Ucrania” en el ámbito cultural y que muestre los colores de la bandera ucraniana en “acciones artísticas y simbólicas” como señal de solidaridad.

Arsenal está ubicado en el corazón de Kiev, en un edificio histórico cerca de Kyiv-Pechersk Lavra, un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO. La UNESCO dijo en un comunicado el jueves que estaba “profundamente preocupada por las operaciones militares en curso y la escalada de violencia en Ucrania”, y pidió que se respete “la Convención de La Haya de 1954 para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado y sus dos Protocolos para asegurar la prevención de daños al patrimonio cultural”.

En un discurso televisado el 23 de febrero, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky invocó la cultura en un discurso también dirigido a los ciudadanos de Rusia. “Te dicen que odiamos la cultura rusa”, dijo Zelensky. “¿Cómo se puede odiar la cultura? ¿Alguna cultura? Los vecinos siempre se enriquecen culturalmente, pero eso no los convierte en una sola entidad. No nos subsume en ti. Somos diferentes, pero eso no es motivo para ser enemigos. Queremos determinar y construir nuestra propia historia, en paz, con serenidad y con honestidad”.