Cultura

José Sacristán, nominado tras 50 años, no se «mosquea» por no tener Goya

El actor José Sacristán, que hoy ha conocido su primera nominación a los Goya como mejor actor por su interpretación en "El muerto y ser feliz", de Javier Rebollo, tras 50 años de carrera, ha asegurado que no le "mosquea"no haberlo conseguido antes: "Es malo para el hígado", ha dicho con humor.

Sacristán, que obtuvo la Concha de Plata en San Sebastián por su interpretación de un asesino a sueldo que, a punto de morir, decide recorrer la Argentina más profunda, asegura que le pone "muy contento"ser reconocido por esta película "tan singular".

Publicidad

El actor madrileño, con 145 películas en su filmografía y cuatro largometrajes dirigidos, ha asegurado: "Nunca he ganado nada, ni el 'Long Play' -un premio muy popular que concedía una discoteca madrileña-, pero es cierto que he hecho más teatro, y musicales; me he ido a la Argentina... mi presencia en el cine en los últimos años no ha sido muy visible".

Sí se ha declarado "muy contento y satisfecho"de haber contribuido a que la Academia del Cine sea lo que hoy es y ha recordado los primeros empujones que él mismo dio, junto al entonces presidente Antonio Giménez Rico (tercero en ocupar este cargo, de 1988 a 1992) y su vicepresidente Eduardo Ducay, para "poder pagar el teléfono o la asistenta".

"Lo que hemos peleado para sacar esto adelante", ha expresado el actor.

Tras citar a su amigo el actor y director Fernando Fernán Gómez -"el éxito es la continuidad en el trabajo y poder elegir"-, no cree Sacristán que sea "su año, o el año de nadie, porque reciba los monigotes. A lo que yo me dedico no es competitivo, no es meter goles", aclara, aunque enseguida afirma que estaría "encantado"de recibir un "cabezón".

Publicidad

Si es así, ha dicho, sería otro buen motivo de celebración coincidir con sus tantas veces compañera de rodaje, Concha Velasco, que recibe en esta edición el Goya de Honor por toda una vida dedicada al cine.

"Venimos los dos de una raza de cómicos hechos a golpe de calcetín; lo poco o mucho que sabemos lo hemos aprendido sobre la marcha", ha dicho el protagonista de "Un hombre llamado Flor de Otoño", "La colmena", "El diputado"o "Un lugar en el mundo".

Publicidad