Cultura

El manuscrito cristiano más antiguo del mundo

La carta está en poder de la universidad de Basilea desde hace 100 años

Científicos de la Universidad de Basilea, Suiza, identificaron la carta privada cristiana más antigua y que han renombrado como “P.Bas. 2.42”, según un comunicado. La carta ha estado en posesión de la dicha universidad durante los últimos 100 años y es de un hombre llamado Arriano a su hermano Paulus. Describe en la misiva asuntos familiares cotidianos pero “proporciona información valiosa sobre el mundo de los primeros cristianos en el Imperio Romano, que no está registrado en ninguna otra fuente histórica” conocida. La carta, fechada en el 230 DC, llama la atención por su forma del saludo final: después de contar la vida diaria y pedir la mejor salsa de pescado como recuerdo, el autor usa la última línea para expresar su deseo de que su hermano prospere “en el Señor”, forma abreviada de la frase cristiana “te pido que te vaya bien “en el Señor”.

Publicidad

Sabine Huebner, profesora de Historia Antigua en la Universidad de Basilea, explica que “el uso de esta abreviatura, conocida como nomen sacrum en este contexto, no deja dudas sobre las creencias cristianas del escritor de cartas”. También considera el nombre del hermano bastante revelador porque “Paulus era un nombre extremadamente raro en ese momento y podemos deducir que los padres en la carta se mencionaba que eran cristianos y que habían nombrado a su hijo después del apóstol en el año 200 DC”.

Texto de la carta:

“Saludos, mi señor, mi incomparable hermano Paulus. Yo, Arriano, te saludo, rezando para que todo sea lo mejor posible en tu vida. Desde que Menibios iba a ir a verte, pensé que era necesario saludarte a ti y también a nuestro señor padre. Ahora, les recuerdo el gimnasio, para que no nos molestemos aquí”. (...)

(...) “Pero envíame también la salsa de hígado de pescado, la que creas que es buena”. (...)

Publicidad

(...) Ruego que te vaya bien en el Señor “.

Publicidad

Por medio de una extensa investigación prosopográfica (una exploración retrospectiva sobre las biografías de un colectivo humano determinado, de las que se seleccionan una serie de variables acordes a los interrogantes que guían la investigación), Huebner pudo rastrear el papiro hasta el 230 d. Esto hace que la carta sea al menos 40-50 años más antigua que todas las demás cartas documentales cristianas conocidas en todo el mundo. Según el estudio “la ubicación del papiro también se reconstruyó con éxito: proviene de la aldea de Theadelphia, en el centro de Egipto, y pertenece al famoso archivo Heroninus, el archivo de papiros más grande de la época romana”.