Cultura

Frankenstein nació en Bagdag

La ciudad de Bagdad trae a nuestras mentes relatos de «Las mil y una noches» y también imágenes de una ciudad destruida por las bombas. A partir de ahora, gracias a Ahmed Saadawi, la relacionaremos con uno de los personajes literarios más sugestivos e influyentes de la historia de la literatura: Frankenstein. Tras la retirada de las tropas estadounidenses la guerra de Irak había terminado oficialmente, pero ni mucho menos la violencia. Las bombas estallaban en cualquier lugar dejando las calles sembradas de ruinas y restos de cuerpos humanos convertidos en pedazos que se recogían en sacos, sin posibilidad de identificación y de recibir una digna sepultura. Los ataúdes vacíos llevaban a veces una prenda de ropa o un objeto del muerto. Un viejo chatarrero llamado Hadi recoge restos de víctimas y los cose para crear el cuerpo de un hombre enorme en el que entrará el alma de uno de tantos muertos en busca de reencarnación. Le llamará Como-se-llame, qué otro nombre mejor para un ser así, y su misión es vengar la muerte de las numerosas víctimas que dan forma a su espantoso cuerpo. Hadi es un gran contador de historias en los cafés de la ciudad, un gran fabulador al que nadie cree cuando cuenta lo que ha hecho.

Publicidad

Mezcla de picardía y bondad

El magnífico personaje reúne características de la tradición narrativa árabe y es fácil imaginarlo deambulando por cafés y callejuelas con su mezcla de picardía y bondad. A él se unen Elisua, la anciana madre convencida de que su hijo muerto en la guerra con Irán volverá a su lado; Faray, un agente inmobiliario que saca partido de las ruinas, y Mahmud Sauadi, un ambicioso periodista. A su alrededor, muchos otros personajes ocupan el escenario de pesadilla de la ciudad.

«Frankestein en Bagdad» parece a veces un relato gótico y otras una novela de ciencia ficción. La imagen de Como-se-llame recorriendo las calles de Bagdad con su carne putrefacta cayendo a trozos cada vez que elimina a algún asesino es digna de una película de terror. Su cambio de tiempos, registros e imágenes muestra el gran dominio narrativo de su autor, que tampoco olvida el humor que hace sonreír al lector mientras percibe vivamente todo el absurdo que se esconde tras el horror de la guerra y cuánta corrupción nace alrededor del dolor.

Ahmed Saadawi ha escrito un libro diferente, impactante, y es algo que se agradece. Su lectura envuelve al lector como los antiguos relatos orales. A veces es horrible, a veces divertido, y en ningún momento deja de sorprender. Así son los libros inolvidables.

Publicidad

Publicidad

Sobre el autor

Ahmed Saadawi (Bagdad, 1973) es autor de cuatro novelas, un volumen de poesía y otro de relatos

Ideal para...

lectores que deseen zambullirse en un libro diferente, que reflexiona sobre temas fundamentales

Un defecto

Ninguno que merezca destacar

Publicidad

Una virtud

La magistral creación de personajes, tanto protagonistas como secundarios

Puntuación

10

«Frankenstein en Bagdad»

Ahmed Saadawi

LIBROS DEL ASTEROIDE

323 páginas,

22,95 euros