África

Darío Barrio, el cocinero del deporte extremo

El cocinero madrileño Darío Barrio, fallecido hoy a los 42 años cuando participaba en el espectáculo de salto BASE del Festival Internacional del Aire El Yelmo en Segura de la Sierra (Jaén), era conocido por su participación en programas televisivos y su afición a los deportes extremos.

El chef decidió dedicarse a la cocina a los 14 años y actualmente estaba al frente del restaurante dASSA bASSA, que abrió en 2004 en el barrio de Salamanca de la capital española, en una antigua carbonera del siglo XIX restaurada con aires vanguardistas por dos de sus cinco hermanos.

Con su cocina creativa de mercado fue elegido Restaurante Revelación en la Luna de Metrópoli (El Mundo) en 2005, entre otros reconocimientos que le valieron su participación en eventos gastronómicos fuera y dentro de España.

Pasó a engrosar la lista de los conocidos como "cocineros mediáticos"gracias a su participación en programas televisivos como "Todos contra el chef", "Dario Diario", "Cocina de Barrio"y "Splash". En este último hizo gala de su excelente condición física pese a tener un brazo escayolado por la práctica deportiva.

Esas intervenciones no le hicieron renunciar ni a la cocina ni a su afición a los deportes, algunos de ellos extremos.

Practicaba carreras de larga distancia, triatlón, escalada y salto BASE -modalidad de paracaidismo consistente en saltar desde un objeto fijo-, por lo que apostaba por una cocina sana. Participó en carreras populares como el maratón de Madrid o en mítico maratón de Nueva York.

En enero de 2013, junto a los vizcaínos Alex Txikon y Patrick Gisasola, batió el récord de España de salto BASE al saltar al vacío desde las laderas del Pico Veleta, en Granada, desde una cota de 3.200 metros de altitud, superando la anterior plusmarca, en el Naranjo de Bulnes, en Asturias, y que rondaba los 2.300 metros.

"Disfruto enormemente comiendo, de forma variada y equilibrada, huyendo del sedentarismo y practicando deporte (...). Soy cocinero y me baso en el sentido común, en la pirámide de alimentos para comer equilibrado y variado", dijo en su última entrevista con Efe, con motivo de la presentación de su libro "Cocina, disfruta, vive"(La Esfera de los Libros), en el que compartía sus recetas caseras.

"Busco que comer sea un acto de disfrute, porque las penas vienen solas y comer es uno de los grandes placeres de la vida", apuntó entonces.

También era conocido por su faceta solidaria, con la participación en iniciativas solidarias como "Soul Food Nights", que aúna alta cocina y moda para luchar contra la desnutrición infantil. En su colaboración en 2013 dijo a Efe: "Cuando uno ayuda, es necesario pasarlo bien mientras lo hace, la vida son dos días".

En la misma línea apoyó conciertos como el organizado por la ONG World Vision para recaudar fondos para proyectos de salud materno-infantiles en países de África y América Latina, cocinó para la campaña "ni un pez con la borda"contra los descartes en la pesca, y participó en maratones destinados a causas benéficas.

Olivier Longué, el Director General de la Fundación Acción contra el Hambre de la que Darío Barrio fue su primer padrino en España y en la cada año participan restaurantes de todo el país para luchar contra la desnutrición infantil, ha destacado esta noche además de la enorme entrega y generosidad de la faceta solidaria del cocinero "su increíble simpatía y capacidad de conectar con los demás".

Barrio, quien tras su paso por una escuela de hostelería se formó en restaurantes nacionales e internacionales, se había divorciado recientemente y era padre de dos hijos.

Falleció en el espectáculo de salto BASE en el que le rendía homenaje a Álvaro Bultó, muerto también practicando este deporte