Cultura

Los grandes efectos del primer ferrocarril transcontinental en los Estados Unidos

La nueva conexión ferroviaria hizo posible viajar en un vagón de tren desde Nueva York a San Francisco en solo una semana.

Ceremonia del Clavo de Oro en Promontory, Utah, el 10 de mayo de 1869, símbolo de la finalización de las obras de construcción de la primera vía férrea transcontinental de los Estados Unidos.
Ceremonia del Clavo de Oro en Promontory, Utah, el 10 de mayo de 1869, símbolo de la finalización de las obras de construcción de la primera vía férrea transcontinental de los Estados Unidos. FOTO: Yale University Libraries Wikimedia Commons

Hubo un tiempo en que viajar de la costa este a la costa oeste significaba viajar durante meses en una carreta tirada por caballos o navegar hacia el sur hasta Panamá y luego cruzar el istmo para abordar otro barco para viajar por la otra costa. Pero todo eso cambió el 10 de mayo de 1869.

Unos 21,000 trabajadores, desde veteranos de la guerra civil, esclavos liberados y pioneros mormones hasta trabajadores chinos, habían sido reclutados para realizar el trabajo duro y, a menudo, peligroso de colocar 1,776 millas de vías para formar el primer ferrocarril transcontinental. Según una estimación, el proyecto costó aproximadamente $ 60 millones, alrededor de $ 1,2 mil millones en dinero de hoy.

El primer ferrocarril transcontinental transformó a los Estados Unidos de muchas maneras, por ejemplo, al hacer que el oeste de los EE. UU. fuera más importante. “Lo que hizo el ferrocarril transcontinental fue traer el oeste al mundo y el mundo al oeste”, explica James P. Ronda, profesor de historia. En particular, ayudó a convertir a California de un lugar que alguna vez estuvo aislado en una importante fuerza económica y política.

También hizo posible el comercio a gran escala. En 1880, el ferrocarril transcontinental transportaba mercancías por valor de 50 millones de dólares cada año. Además de transportar cultivos alimentarios occidentales y materias primas a los mercados de la costa este y productos manufacturados desde las ciudades de la costa este a la costa oeste, el ferrocarril también facilitó el comercio internacional. El primer tren de carga que viajó hacia el este desde California llevaba una carga de té japonés. “La Constitución proporcionó el marco legal para un mercado nacional único de bienes comerciales; el ferrocarril transcontinental proporcionó el marco físico. Juntos le dieron a los Estados Unidos el mercado individual más grande del mundo”, según Henry W. Brands.

El comercio no fue lo único que se transportó al oeste. Los estadounidenses e inmigrantes también se mudaron ya que el tren facilitó que se esparcieran por todo el país. “La gente cruza el Atlántico en barcos, se sube a trenes y termina en lugares como el oeste de Nebraska”, dice Ronda. Viajar también era mucho más asequible en comparación con antes, cuando un viaje en diligencia de seis meses a través de los EE. UU. costaba $ 1,000 (alrededor de $ 20,000 en dólares de hoy). Pero una vez que se construyó el ferrocarril, un viaje de costa a costa se volvió un 85 por ciento menos costoso.

No todo el cambio creado por el tren fue positivo. Su construcción tuvo un alto costo para el medio ambiente ya que la enorme cantidad de madera necesaria para construir el ferrocarril, incluidas las traviesas, las vigas de soporte para túneles y puentes y los cobertizos, requirió la tala de miles de árboles, lo que devastó los bosques del oeste. Los pueblos y ciudades que surgieron a lo largo del ferrocarril invadieron aún más lo que habían sido áreas salvajes.

También provocó un aumento de las tensiones raciales en California, ya que los trabajadores blancos de la costa este y Europa podían viajar más fácilmente hacia el oeste, donde prevalecían los trabajadores inmigrantes. Una vez finalizado el ferrocarril, muchos trabajadores chinos regresaron a California en busca de empleo. El creciente prejuicio y temor hacia los chinos finalmente se manifestó en la aprobación por parte del Congreso de la Ley de Exclusión China de 1882, la primera de varias leyes que impidieron que los trabajadores chinos ingresaran a los Estados Unidos hasta 1943.