Cultura

Amelia Earhart, la primera mujer en cruzar el Atlántico después de Lindbergh

La aviadora decía que “las mujeres, y también los hombres, deberían tratar de hacer lo imposible. Y cuando fallan, su fracaso debe convertirse en el desafío de otros”

La aviadora y defensora de los derechos de las mujeres, Amelia Earhart
La aviadora y defensora de los derechos de las mujeres, Amelia Earhart FOTO: La Razón (Custom Credit)

El día 21 de mayo coinciden dos aniversarios con un mismo resultado. Un ocurrió en 1927 y el otro en 1932. El primero lo protagonizó Charles Lindbergh y el segundo Amelia Earhart. Ambos aviadores cruzaron el océano atlántico en avión.

Lindbergh nació en Detroit el 4 de febrero de 1902. Ingeniero y aviador. El filántropo francés Raymond B. Orteig convocó un premio de 25.000 dólares, en 1919, para el que cruzara por primera vez el océano Atlántico. El avión tenía que salir de Nueva York y aterrizar en Paris, sin escalas. Con el ya histórico Spirit of St. Louis, un monoplano con un motor Ryan NYP, despegó del aeródromo Roosevelt el 20 de mayo de 1927. Recorrió la distancia de 6.000 kilómetros en 33 horas y 32 minutos. Aterrizando el 21 de mayo en el aeropuerto Le Bourget, cerca de París.

FOTO: Albert Bresnik AP

Volvió a saltar su nombre a la prensa cuando secuestraron a su hijo, el 1 de marzo de 1932, de 20 meses. El cuerpo del bebe lo encontraron el 12 de mayo de 1932, en avanzado estado de descomposición. Se inculpó a Bruno Richard Hauptmann, el cual fue sentenciado a muerte. Hauptmann murió en la silla eléctrica el 3 de abril de 1936. El Congreso de los Estados Unidos aprobó la Ley del Secuestro Federal o Ley de Lindbergh, para que cualquier secuestro de un estado a otro fuera un crimen federal. Lindbergh falleció el 26 de agosto de 1974 en Kipahuln (Hawái).

Cinco años después Amelia Mary Earhart Otis realizó la misma proeza. Nacida el 24 de julio de 1897, fue una gran impulsora para que las mujeres se incorporaran a la aviación. Una aristócrata norteamericana, Amy Phipps Guest, compró un Fokker FVII. Su intención era volar con él y llegar a Europa. Las presiones familiares hicieron que desistiera en u propósito. Con lo cual decidió buscar a una mujer que la sustituyera.

La encontraron en Amelia Earhart. En el vuelo la acompañaron el piloto Wilmer Stultz y el mecánico Louis Gordon. El Fokker recibió el nombre de “Friendship”. Despegó el 3 de junio de 1928. Su intención era llegar a Halifax, Nueva Escocia. Por problemas meteorológicos aterrizaron en la península de Avalon, al suroeste de la isla de Terranova. Desde ahí partieron el 17 de junio. El avión aterrizó, casi sin gasolina, en Burry Port, en Gales. Tardaron 20 horas y 40 minutos.

El viaje en solitario, como Lindbergh, lo realizó el 20 de mayo de 1932. Partió desde Harbour Grace (Terranova y Labrador). Su destino era al Gran Bretaña. En un Lockheed Vega realizó el viaje. Earhart se convirtió en la primera mujer en hacer un vuelo en solitario, la primera persona en hacerlo dos veces, la distancia más larga volada por una mujer sin parar y récord de cruzar el océano Atlántico en el menor tiempo.

En 1937 decidió dar la vuelta la mundo. La acompañó Fred Noonan. Salieron el 1 de junio de Miami a San Juan de Puerto Rico. Luego Caripito (Venezuela). De ahí a África, Mar Rojo, Karachi, Calcuta, Rangún, Bangkok, Singapur y Bandung.

El avión nunca llegó a su destino. Oficialmente fue declarada legalmente muerta el 5 de enero de 1939. La versión oficial es que Earhart y Noonan se quedaron sin combustible mientras volaban hacia la isla de Howland y terminaron estrellándose en el océano Pacífico. Sin embargo, en 2018 se hizo público un estudio sobre unos huesos encontrados en 1949, en la isla Nikumaroro, entre Hawái y las Islas Salomón, donde se asegura que murieron como náufragos en esa isla. El hecho es que Earhart estuvo muy cerca de conseguir su objetivo. Esto es, ser la primera persona en dar la vuelta al mundo en avión. Las circunstancias de su muerte todavía, hoy en día, son un misterio. Y lo seguirán siendo.

Aunque no consiguiera ese récord mundial y nunca sepamos cómo y porqué murió, si que podemos detallar lo logros que consiguió a lo largo de su vida. En sus 40 años de vida consiguió el récord de altitud para mujeres: 14.000 pies (1922), la primera mujer en volar como pasajera sobre el Océano Atlántico (1928); la primera mujer en volar un autogiro (1931), la primera persona en cruzar los Estados Unidos en un autogiro (1931), la primera mujer en volar sola el Atlántico (1932), la primera persona en volar dos veces sobre el Atlántico (1932), la primera mujer en volar non-stop de costa a costa de los Estados Unidos (1933), la primera persona en volar sola entre Honolulú, Hawái y Oakland, California (1935), la primera persona en volar sola desde Los Ángeles, California a Ciudad de México (1935), la primera persona en volar non-stop sola desde Ciudad de México a Newark (1935).

FOTO: archivo

Amelia Earhart decía que “las mujeres, y también los hombres, deberían tratar de hacer lo imposible. Y cuando fallan, su fracaso debe convertirse en el desafío de otros”.

Finalizamos con una pregunta. ¿Lindbergh y Earhart fueron las primeras personas en cruzar el océano Atlántico? La respuesta es no. En 1922 los portugueses Gago Coutinho y Sacadura Cabral volaron desde Lisboa a Río de Janeiro. El vuelo duró 79 días y recorrieron 8.383 kilómetros. El vuelo fue de Lisboa a Las Palmas de Gran Canarias, San Vicente, Porto Praia, Fernando de Noronha, Recife, Salvador de Bahía, Porto Seguro, Vitoria y Río de Janeiro.

En el año 1926 el hidroavión “Plus Ultra”, con Ramón Franco, Julio Ruiz de Alda, Juan Manuel Durán y el mecánico Pablo Roda, salieron de Palos de la Frontera a Las Palmas de gran Canaria, Porto Praia, Fernando de Noronha, Recife, Río de Janeiro, Montevideo y Buenos Aires. Así pues, la proeza de Lindbergh y Earhart no fue cruzar el Atlántico por primera vez, sino en solitario y sin escalas.