La capilla ardiente de Carlos París se instalará en el Ateneo

La capilla ardiente del filósofo y presidente del Ateneo de Madrid, Carlos París, fallecido este viernes a los 88 años, será instalada mañana en el salón de actos de la institución madrileña.

Según ha informado el Ateneo en una nota de prensa, la capilla ardiente permanecerá abierta tanto este domingo como el lunes, desde las 11,00 hasta las 20,00 horas. Las exequias se realizarán el día 3 de febrero a las 18,00 horas.

Carlos París (Bilbao, 1925), que fue ingresado repentinamente en un hospital hace escasos días, permaneció activo hasta el pasado día 22, cuando participó en una reunión de la Junta de Gobierno del Ateneo, que pasa por una situación delicada.

Presidente del Ateneo de Madrid entre 1997 y 2001, fue reelegido en 2009 y 2011 y, de nuevo, obtuvo la confianza de los ateneístas para renovar su mandato, por quinta vez, en mayo de 2013.

Como Segismundo Moret, añade la nota, cuyo centenario de su muerte se conmemoró el pasado año, París "ha muerto ejerciendo la Presidencia de la Docta Casa", en la que ha realizado una "magnífica labor"en estos últimos años, "que tan difíciles han sido por causa de la crisis económica general".

Su carrera académica comenzó al ganar la Cátedra de Filosofía de la Universidad de Santiago, en 1951, y continuó en la Universidad de Valencia, culminando en la Universidad Autónoma de Madrid, en la que creó el Departamento de Filosofía, en 1968, después transformada en facultad de la que fue el primer Decano, y en la que continuó como Profesor Emérito tras su jubilación, en 1992.

En ese mismo año se celebró en Madrid un Congreso Internacional sobre su pensamiento y su obra.

El bilbaíno fue también creador del departamento de Filosofía de la Ciencia en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Doctor Honoris Causa por la Universidad de Valencia y profesor invitado en la Universidad nacional Autónoma de México.

Además, presidió la Sociedad Española de Filosofía y la Asociación Rubén Darío de Amistad Hispano-Nicaragüense.

Entre sus obras escritas se encuentran numerosos libros de creación filosófica traducidos a varios idiomas, como "Física y Filosofía", "Unamuno-Estructura de su mundo intelectual", "Crítica de la Civilización Nuclear", o "Don Quijote y Fausto".

En el momento de su muerte, agrega el Ateneo, estaba preparando un volumen recopilatorio con sus discursos de apertura del curso en el Ateneo de Madrid.