Cultura

Las plataformas de pago dan jaque mate a la «piratería»

La Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España (2018-2019) demuestra que cada vez se usan menos las páginas ilegales para ver cine o leer libros

La Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España (2018-2019) demuestra que cada vez se usan menos las páginas ilegales para ver cine o leer libros.

Publicidad

Las nuevas tecnologías han contribuido a una mayor difusión y accesibilidad a productos culturales. Cada vez es más fácil leer, escuchar y ver en cualquier sitio si dispone de un móvil o una tablet. Sin embargo, al igual que han mejorado ciertos aspectos, también ha deteriorado otros: es el caso de los productos sujetos a propiedad intelectual. El daño que provoca a un libro ser fotocopiado es el mismo que reciben las canciones al ser descargadas de forma gratuita por internet. Y es que la «piratería» no solo abarca la música, sino también el cine, la televisión y la lectura. Sin embargo, parece estar pasando «de moda»: según los resultados de la Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España que ayer dio a conocer el Ministerio de Cultura, las plataformas digitales están sustituyendo a las descargas ilegales.

El estudio –de carácter cuatrienal–, que ha realizado encuestas a 16.000 personas residentes en España de 15 años en adelante entre junio de 2018 y marzo de 2019, estudia por primera vez en esta entrega este hecho cada vez más asentado entre la población. «El 52,2% de los entrevistados están suscritos a alguna plataforma», destaca José Guirao, ministro de Cultura, añadiendo que se da con más frecuencia para ver películas o series. «Las descargas gratuitas por internet se han desplomado», explica Guirao, «gracias a que este público se ha desplazado hacia instrumentos legales». De esta manera, se podría decir que Spotify, Netflix o HBO, entre otros, han dado jaque mate a la piratería.

Asistencia al cine

Publicidad

«La encuesta representa un avance social en todo el país», celebra el ministro, ya que «los hábitos culturales han aumentado significativamente». En este incremento destaca la asistencia al cine (un 57,8%), así como el hábito de lectura de libros. Un 65,8% de la población encuestada ha leído un libro en el último año, dato que aumenta con respecto al último estudio pero que, sin embargo, también muestra que casi el 35% de los españoles encuestados no toca un libro ni siquiera una vez al año. Asimismo, destaca el hecho de que el soporte favorito siga siendo el papel (61,9%), aunque se ve amenazado por los e-book, cuyo consumo se dispara (20,2%). Lo mismo ocurre con la Prensa diaria: un 69’7% de los encuestados se informan al menos una vez al mes y el formato impreso supera al digital.

Ir al cine, al teatro, ver una película, escuchar música o leer una novela en la infancia es determinante. Así lo refleja la encuesta, que ha analizado este ámbito por primera vez: mientras que el 59,5% ha leído un libro por ocio, la tasa sube hasta el 85,6% en quienes lo han hecho de manera habitual en su infancia. Esta influencia, según indica desde el Ministerio, viene dada por la transmisión de dicha cultura de padres a hijos. Es decir, si a su padre o madre le gustaba ir al cine, no es casualidad que lo haga a menudo.

Publicidad

En la encuesta, además de este crecimiento general que, aunque a pasos pequeños, ha experimentado, destacan dos perfiles: los jóvenes y las mujeres. A más edad, menos participación cultural. La lectura de libros y la asistencia al cine son los hábitos más frecuentes entre la juventud. Por su parte, se podría decir que ellas son más cultas que ellos, aunque con poca diferencia (las tasas difieren máximo un 10%). Las mujeres prefieren leer, escribir y asistir a ver artes escénicas, mientras que los hombres eligen la fotografía, la música y los videojuegos.