Belleza en la ciénaga

Jesmyn Ward (Misisipi, 1977) ha ganado con esta novela, la segunda de su producción, el premio literario más prestigioso de Estados Unidos, el National Book Award, que han recibido escritores como John Steinbeck, Cormac McCarthy, Don Delillo o William Faulkner. Con este último comparte el lugar de nacimiento y una intensidad emocional que parece crecer salvaje en el profundo sur norteamericano.

«Quedan los huesos» narra con detalle los once días que precedieron al huracán «Katrina» y el día después en el seno de una familia pobre afroamericana que vive en el pueblo de Bois Sauvage, en un lugar del bosque llamado el Hoyo. La madre falleció durante el nacimiento del menor de los cuatro hermanos, Junior, y el padre, siempre borracho, está a cargo de la familia. Esch, la hermana mayor, trata como puede de suplir la ausencia materna. La adolescente de quince años es la protagonista, voz narradora y alma de la novela. A las durísimas circunstancias de unas vidas marcadas por la violencia, la extrema pobreza, la marginalidad y los huracanes, Esch debe añadir el desconcierto y el miedo de un embarazo no deseado cuyos síntomas tiene que ocultar mientras se ocupa de organizar los víveres y acondicionar la casa cuando «el fuerza cinco» se acerca.

El dolor de Esch, su necesidad de afecto, su mirada que descubre la belleza al lado de las ciénagas, conducen la historia hasta el corazón del lector, donde permanecerá en el escogido grupo de personajes entrañables.