Dean Wareham: «Odio a Arcade Fire y a Vampire Weekend»

La formación actual de Luna, con Dean Wareham (en primer plano), Sean Eden, Britta Phillips y Lee Wall
La formación actual de Luna, con Dean Wareham (en primer plano), Sean Eden, Britta Phillips y Lee Wall

Son los últimos representantes de una forma de hacer «indie» rock y regresan tras 10 años separados.

Tras diez años en el dique seco, Luna vuelve a la vida en una gira de catorce conciertos que llevará al grupo por toda la geografía española. Capitaneados por Dean Wareham, Luna fue una destacadísima banda de culto dentro del indie rock americano de los noventa gracias a discos excelentes como «Lunapark», «Bewitched» y «Penthouse». Wareham, nacido en Nueva Zelanda es una de las figuras necesarias del pop alternativo de las últimas décadas y viene a España en primicia: Gijón (hoy), Santander (mañana), Mallorca (19 de abril), Madrid (20 y 21 en ciclo SON Estrella Galicia), Valencia (22), Barcelona (23), Zaragoza (24)San Sebastián (25), Cádiz (28), Huelva (29), Granada (30), Murcia (1 de mayo en el Festival SOS 4.8) y Gerona (2 de mayo).

–¿Cuál es el motivo del regreso de Luna?

–Como pasa con las grandes decisiones de la vida no hay sólo una razón. La primera es que hace diez años que nos separamos y es un gran número, redondo. Segundo, tuvimos una oferta para la gira en España, 15 conciertos, un «tour» que en EE UU no hubiéramos llevado a cabo porque las distancias son mucho más largas. En España, los viajes en furgoneta son agradables. Y tercero, este año un sello va a reeditar nuestros discos en vinilo. Era un buen momento, pero no será para siempre, sino para pasar un buen rato. En España será la primera vez que hacemos una reunión, pero hemos practicado y Luna siempre ha sido una banda de directo, no me preocupa. Sabemos cómo hacer esto.

–¿Echaba algo de menos?

–Lo fácil que nos resultaba estar juntos y hacer que las canciones sonasen bien. Eso es lo bonito de estar en una banda, si todo el mundo se esfuerza. Lo bueno de esta gira es que ahora todos somos amigos, en 2005 eso no era así. Estábamos hartos los unos de los otros.

–¿La separación fue dolorosa?

–Bueno, no fue algo horrible, pero las rupturas nunca son fáciles. Es curioso mirar atrás. Un amigo ha hecho un documental sobre la gira de despedida titulado «Tell Me Do You Miss Me» y me veo a mí mismo perdiendo la cabeza. Todos estábamos asustados y enfadados ante el final de Luna. La ruptura de una banda no es el fin del mundo, pero para nosotros fue el final de un modo de vida. Un poco aterrador.

–En plena era del «grunge», en la década de los noventa, Luna apostaba por el pop-rock de guitarras limpio y cristalino. Era un grupo a contracorriente de las modas de la época. ¿Se consideraban unos bichos raros?

–Sí, la verdad es que sí. Siempre he odiado a la mayoría de grupos de la era «grunge». Aunque lo bueno no es encajar bien en tu época, sino que años después escuches tus discos y no suenen a los noventa. Ayuda a que tu música dure más, tenga una cualidad atemporal.

Ustedes pertenecen a una forma de entender el «indie» rock que está desapareciendo. La herencia de grupos como The Velvet Underground, Television y The Feelies no posee en la actualidad un relevo que esté a la altura de esos referentes. ¿Por qué ese vacío generacional?

–En Luna tocábamos muchos solos de guitarra, empezábamos una canción y luego dejábamos espacio para improvisar y hacer esos solos. Creo que las bandas jóvenes no lo hacen. Quizá lo que hacíamos en esos años ahora esté un poco pasado de moda. Me han hablado de una banda, Real Estate, que podría coger ese testigo, pero la única canción que me gusta de ellos es una instrumental.

–¿Qué bandas actuales salva de la quema?

–Me gustan Foxygen, pero sólo en disco, su directo es demasiado para mí (risas). Hay una cantante australiana, Courtney Barnett, que es una especie de mezcla entre Bob Dylan y The Velvet Underground. Tiene una voz fuerte. Suelo escuchar también a Papercuts y Cate Le Bon, una cantante galesa. Lo que odio son grupos como Vampire Weekend, Arcade Fire, The XX y cosas parecidas.

–¿Esta vuelta traerá disco de estudio?

–No. Es posible que publiquemos un disco en directo o hagamos alguna versión. Ya hay suficientes álbumes de Luna en el mundo. Cuando una banda se vuelve a reunir no me gusta ir a comprar sus discos nuevos. Amo a Buzzcocks, pero no por sus últimos trabajos, que ni siquiera he escuchado. Además, creo que para nosotros es sano no grabar un disco nuevo (risas).