Un estreno de éxito

Crítica de clásica. Obras de Ravel, Gómez Martínez y Berlioz. Lionel Morales, piano. Orquesta de la RTVE. Director: Miguel Ángel Gómez-Martínez. Teatro Monumental. Madrid, 24-III- de 2017.

La vida juega a veces malas pasadas y tengo que empezar por una de ellas. Paloma Gómez Borrero tenía gran ilusión por asistir al concierto de su amigo y admirado director Miguel Ángel Gómez-Martínez. Iba a ir el viernes, al segundo de los conciertos, esperando estar más recuperada, acompañada de su médico. A la misma hora que empezaba la «Alborada del gracioso» fallecía Paloma, una grandísima profesional y aún más persona a quien vamos a echar mucho de menos por su humanidad, sus conocimientos y su entusiasmo. ¡Descansa en esa paz bien merecida! Tenía sentido empezar el concierto con la breve obra de Ravel, ya que el primero para piano y orquesta de Gómez-Martínez bebe en parte de este compositor, como también de Rachmaninoff. Sus casi 40 minutos en tres movimientos, con plantilla usual de maderas a dos, se hallan muy bien construidos, con mucho detalle y con ideas originales, como la tuba iniciando el segundo movimiento. Lenguaje actual, pero lejano a los caminos de vanguardia sin salida. La partitura de piano reúne virtuosismo, con una importante cadencia en el primer tiempo, quizá el más logrado de la obra. El concierto fue escrito por idea de Lionel Morales, pero al final le ha quedado un poco grande, pues precisa mayor potencia y claridad en la articulación de las que exhibió el solista, a veces apagado por la orquesta. Pocos saben que el titular de la RTVE tiene compuestas más de 20 obras, entre sinfonías y conciertos, aunque pendientes de estreno. En la segunda parte, magnífica lectura de la «Fantástica» de Berlioz, de arquitectura bien entendida y eficaz papel de la orquesta. Muy bien llevado el baile y rotundos los dos movimientos finales. Éxito total.