Plácido en el Teatro Real evocando su homenaje

Hace 20 años que el Teatro Real de Madrid se vistió de gala para asistir al Homenaje Nacional/Internacional a Plácido Domingo como Español Universal 1997. La citada distinción fue creada por la Fundación Independiente que este año celebra su XXX aniversario. El primer galardonado fue Camilo José Cela en 1996. Hasta el día de hoy, entre otros, han sido elegidos como Españoles Universales: Julio Iglesias, Miguel Induráin, Pedro Duque, Margarita Salas, Padre Ángel, Rafa Nadal y Valentín Fuster. También se ha efectuado un Homenaje Universal al Idioma Español y a Iberia, Líneas Aéreas de España. 17 días antes del homenaje, el 11 de octubre, el Teatro Real reabría sus puertas a la ópera después de 72 años silenciosos. Y exactamente diez días antes del homenaje, Plácido, nuestro tenor más internacional, estrenaba en el Real la soberbia opera de Antón Garcia Abril «Divinas palabras». Plácido, visitante asiduo de los más importantes teatros de ópera del mundo, suspiraba, anhelaba hace varios decenios porque el Teatro Real abriera sus puertas. En marzo de 1983 escribía: «Hay el proyecto de edificar una sala de conciertos en Madrid y transformar el Teatro Real en uno magnífico de ópera. Esto llevará tiempo, y yo lo creeré cuando lo vea, pero tengo gran esperanza en que se habrá convertido en realidad a fines de este decenio». Ambos proyectos fueron una realidad. El Auditorio Nacional de Madrid fue inaugurado el 21/X/1988, y en la década siguiente tuvo lugar la reapertura del Real. Más de 200 personalidades asistieron al homenaje a Plácido en el Real. Las autoridades estuvieron encabezadas por el presidente del Congreso de los Diputados, Federico Trillo, y la ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre. El homenajeado recibió el galardón, un magnifico bronce obra de la escultura Paz Figares, de las manos del Premio Nobel Camilo José Cela, Español Universal 1996, y del presidente de la Fundación Independiente. Un magnífico libro recogió el Homenaje Nacional/Internacional a Plácido Domingo. A destacar: los discursos pronunciados en el acto, fotografías de los intervinientes en la entrega del galardón, componentes de las mesas... Cada una llevaba el nombres de una ópera interpretada por Domingo, por ejemplo: «Divinas Palabras», «Otelo», «Carmen», «Parsifal», «Tosca», «Don Carlos», «Traviata», hasta 32, que fue su número total. Los nombres en el menú de la cena de gala fueron próximos al mundo de la ópera. Así, los aperitivos, «Preludios revoltosos»; los vinos, «Variaciones» y «Elixir de Amore»; el primer plato, Fantasía sobre «El pescador...»; el segundo, «Divinas palabras»; los postres, «Otelo»; y los licores, «Plácido finale». En el volumen se publican algunos de los numerosos testimonios institucionales recibidos. Entre ellos, los de la ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre; el ministro de Asuntos Exteriores, Abel Matutes; el presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón; el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano; el director general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza; el presidente del Comité Ejecutivo Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch... Entre otras destacadas comunicaciones recibidas, apoyando el homenaje, estaban las de Daniel Barenboim, José Carreras, Antón Garcia Abril, Enrique García Asencio, Cristóbal Halffter, Gerald Mortier, Paloma O’Shea. El libro se enriquece entre otros destacados elementos con una magnífica entrevista a Plácido Domingo por la periodista Isabel San Sebastián; y un impactante dibujo de Antonio Mingote. Cuatro interesantes documentos complementan la publicación. Uno sobre la cronología personal de Plácido, que se inicia con su nacimiento en Madrid, en la calle Ibiza, el 21 de junio de1941, y finaliza con el homenaje celebrado el 28 de octubre del1997. Otro documento recoge los premios y distinciones recibidas. El tercero la relación de representaciones en las que ha participado. La primera fue a sus 18 años, el 23 de septiembre de 1959 con la obra «Rigoletto», en Ciudad de México; y la última, como hemos dicho, en «Divinas palabras» en el Teatro Real. Y el cuarto y último es sobre su discográfica. Sus primeras grabaciones fueron en 1969 en Estados Unidos. Plácido Domingo continúa tan activo como siempre. El dúo Plácido Domingo-Anna Pirozzi, en los papeles de Macbeth y Lady Macbeth, de Verdi, clausuraron el pasado 17 de julio la temporada 2016/2017 del Teatro Real. Como director y director artístico intervenía recientemente en el «Don Giovani» de Mozart en el Estates Theater de Praga, el único teatro aún existente de la época de Mozart. Con la citada representación, se celebró el 230 aniversario de su estreno mundial.