Cultura

Historia desconocida

“La Toffana” o el negocio de matar al marido

La Abadía recupera, de la mano de Vanessa Monfort y María Herrero, una figura poco conocida: Giulia Tofana, cabecilla de una mafia de mujeres del siglo XVII

Victoria Teijeiro comparte escenario con Amaranta Munana, Aitor de Kintana y la también directora de "La Toffana", María Herrero
Victoria Teijeiro comparte escenario con Amaranta Munana, Aitor de Kintana y la también directora de "La Toffana", María HerreroJavier Navalfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

La Toffana es una figura que se reveló ante María Herrero y Vanessa Monfort como una aparición. Una mujer casi desconocida incluso para los estudiosos de las universidades italianas, por lo que la pareja tuvo que viajar hasta Roma para rebuscar en los archivos y patearse las calles de la ciudad, con especial interés, la Piazza Navona, de Santa Inés al Campo di Fiore. Era la única manera de rascar algo de esta misteriosa química. Lo poco que sabían de ella es que fue la inventora del Agua de Tofana, un veneno que no era una poción cualquiera, sino una cotizada pieza que se convirtió en la punta de lanza de una red piramidal del siglo XVII. Tres gotas bastaban para dar matarile a tu víctima y, lo mejor, no dejaba pruebas. Un tóxico de acción lenta, incoloro, inodoro e indetectable “post mortem”. Además, en mitad de una época de plagas y enfermedades, los síntomas que provocaba se camuflaban a la perfección con las dolencias de la época.

Pero la historia no es tan simple, porque este no es el cuento de un puñado de asesinas en busca de venganza, que también; es la recuperación de una vida olvidada a conciencia. Una condena a la memoria (”damnatio memoriae”) que se empleaba para que el ejemplo no se repitiera. Se borraban lápidas, registros y todo lo que fuera necesario para que nada se contase a futuras generaciones. “Por eso es tan difícil de rastrear”, justifican.

Retrato de una botella de Agua de Tofana con la imagen de San Nicolás de Bari
Retrato de una botella de Agua de Tofana con la imagen de San Nicolás de BariPierre Méjanelfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

Y es que lo que Herrero, directora y actriz, y Monfort, autora, presentan en el Teatro de la Abadía, La Toffana, es el juicio de la Inquisición a una trama perfectamente engrasada que se vengó de 600 “malos” maridos. Aunque ahí aparece la trampa de estas «justicieras», como ellas se llamaban: hubo esposos que abusaban de sus señoras, pero también el castigo también llegó a maridos que nunca hicieron nada para ganarse su final: “Sabemos que existió una duquesa que quería irse con su amante”, por lo que dispuso del veneno para enviudar. La mafia cogió velocidad de crucero con infiltrados en la corte y un sacerdote. No había mejores comerciales-chivatos para saber a quién acercarse, qué sucedía en cada casa y extender sus tentáculos.

En total, quince años estuvo Giulia Tofana sembrando el pánico entre los “signori”. La palermitana (una cateta/extranjera en la Roma renacentista), que emigró a la gran ciudad con la violencia ya heredada en los genes, levantó todo un imperio en un tiempo en el que no se le permitía tener negocio propio. Al contrario que su madre, boticaria y quien le legó la “receta” con la que había terminado con la vida de su marido. Pero aquel primer invento sí fue detectado en la autopsia, por lo que la protagonista de esta historia tuvo que perfeccionarla hasta dar con esa “agua bendita de San Nicolás” e incluso meter a su propia descendencia en el ajo; fue la hija la que hizo grande el negocio. Tres generaciones entregadas a la causa, “cada una con sus motivos y con sus métodos”, explican.

  • Dónde: Teatro de la Abadía (Sala Juan de la Cruz), Madrid. Cuándo: del 3 al 13 de noviembre. Cuánto: 20 euros (entrada general).